Legislació lingüística - cdlpv

Levante, 20.01.2005

Pons acuerda con la mayoría de la Acadèmia mantener el dictamen sin valenciano/catalán

El principio de solución, basado en la fórmula Moratinos, está pendiente de un mayor consenso

El Consell ha intensificado en las últimas horas las negociaciones con los miembros de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) defensores del abortado dictamen sobre el nombre y la entidad del valenciano, hasta el punto que algunas fuentes daban ayer tarde por inminente un acuerdo que desbloquee la crisis de la entidad normativa.

A. G., Valencia

No obstante, participantes en los contactos aseguraron anoche a este diario que «no hay aún nada cerrado». Según estas informaciones, el Consell permitiría que el dictamen siga vivo, pero con la condición de que se elimine la doble denominación (valenciano/catalán).

En la línea de lo publicado ayer por este diario, el portavoz del Gobierno autonómico y los partidarios del dictamen habrían acordado sustituir este término por la perífrasis que ya empieza a ser conocida como fórmula Moratinos, pues fue la empleada por el Ministerio de Exteriores en el memorándum sobre las lenguas cooficiales en la UE. Se trata de la solución que refiere el idioma propio como «la lengua denominada catalán en Cataluña y Baleares y valenciano en la Comunidad».

Este principio de solución supondría no variar significativamente el contenido del dictamen y, asimismo, dejar de lado los gestos de disculpa del Consell y de la presidenta de la AVL, Ascensió Figueres, que eran reclamados inicialmente por este sector de la institución.

Los contactos se precipitaron la noche del pasado martes, cuando el portavoz del Consell, Esteban González Pons, mantuvo un encuentro con varios académicos fuera de Valencia. Según ha podido saber este diario, participaron Figueres, el vicepresidente de la AVL, Josep Palomero, y el catedrático y redactor del dictamen Rafael Alemany. Pons y este último ya se vieron el pasado viernes en Valencia, durante una comida privada en la que participó también el ex presidente del Parlament catalán Joan Rigol (UDC).

El diálogo abierto la noche del martes continuó durante la mañana de ayer con nuevos contactos, en persona y a través del teléfono. A última hora de la mañana, Palomero y Alemany convocaban con urgencia para la tarde al denominado grupo de los trece (los firmantes para que el documento fuera al pleno del 22 de diciembre) en la sede de la AVL con el reclamo de compartir «una información importante», en referencia a las negociaciones celebradas. Acudieron doce.

Tras casi tres horas de reunión, los académicos se fueron a casa sin un acuerdo cerrado. Entre los asistentes, según las informaciones de varios académicos, no hubo oposición mayoritaria al principio de solución. Sin embargo, la idea transmitida es que el asunto está a expensas de «las gestiones» a llevar por cabo por Figueres. La cuestión estriba en lograr un mayor consenso sobre el dictamen, lo que pasa por lograr el apoyo de los miembros procedentes de la Real Acadèmia de Cultura Valenciana (RACV), entidad contraria a la unidad de la lengua.