Legislació lingüística - cdlpv

Levante, 02.08.2004

Giner advierte a la Acadèmia que puede «prevaricar» si usa el término «catalán»

Cree que decir que el catalán se habla en Valencia es ilegal y ofensivo

Levante-EMV, Valencia

El presidente de la Diputación de Valencia, Fernando Giner, arremetió ayer duramente contra la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL), cuya área de Lexicografía ha aprobado una definición de «catalán» que incluye a Valencia como territorio en el que se habla esta lengua «aunque histórica y oficialmente recibe el nombre de valenciano». Según Giner esta definición es «una tomadura de pelo al pueblo valenciano que además podría ser constitutivo de un delito de prevaricación [dictar a sabiendas una resolución injusta] ya que esta decisión de Lexicografía es manifiestamente ilegal, injusta y ofensiva para el pueblo valenciano».

La definición de «catalán» aprobada por la sección de Lexicografía [12 votos a favor, uno en contra y una abstención], según publicó Levante-EMV el domingo, dice así : «Lengua románica hablada en Cataluña, las islas Baleares, la franja oriental de Aragón, del departamento francés de los Pirineos Orientales, l'Alguer y la Comunidad Valenciana, donde histórica y oficialmente recibe el nombre de valenciano». La definición es provisional ya que ha de pasar por el pleno de la AVL. Giner se muestra indignado por tal descripción, que cree «antiestatutaria, inconstitucional e ilegal porque vulnera la propia ley de la academia valenciana». Y acusa a los redactores de «introducir una cuña hiriente en el espíritu de consenso que alumbro la creación de la AVL», por redactarla «idéntica en su contenido a la que aparece en el diccionario del Institut d'Estudis Catalans, aunque se percibe que intentan matizarla para evitar su rechazo».

Según el presidente de la Diputación «los académicos lo tienen muy fácil y es utilizar la denominación estatutaria: la de idioma valenciano». Giner no es el único dirigente popular que ha reprendido a los miembros de la Acadèmia por la definición de la lengua, ya que el propio presidente Camps expresó su queja a la responsable de la entidad, Asunción Figueres.