Legislació lingüística - cdlpv

Levante, 18.07.2003

La Acadèmia y el Institut d'Estudis Catalans establecen «canales de colaboración»

La institución catalana dice que ambas comparten el estudio de «la lengua común». La entidad valenciana habla tras el encuentro de un «mismo sistema lingüístico»

A. G., Valencia

Tras dos encuentros secretos y después de una intensa actividad preparatoria para evitar cualquier roce, las máximas instituciones lingüísticas de Cataluña y la Comunidad celebraron ayer su primer encuentro oficial, dos años después de la creación de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL). Fue en la sede en Barcelona del Institut d'Estudis Catalans (IEC) y los trabajos previos dieron resultado: la reunión transcurrió sin crispaciones y en un tono cordial y de cooperación, señalaron fuentes oficiales de las dos entidades.

Ambas subrayaron tras la visita —emitieron comunicados distintos, pero de contenido muy similar, pues sobre ellos llevaban días trabajando— la voluntad de establecer «unos canales de colaboración adecuados» (el IEC prefirió el concepto de «relaciones de colaboración»), ya que, según la AVL, tanto ella como la sección filológica del Institut «coinciden en el objetivo de estudiar el mismo sistema lingüístico». En este punto, la entidad catalana optó por hablar de «la misma lengua común».

Los cinco miembros de la junta de gobierno de la AVL (Ascensió Figueres, Josep Palomero, Marisol González, Antoni Ferrando y Artur Ahuir) fueron recibidos por el presidente del Institut, Josep Laporte, y seis miembros de la sección filológica, encabezados por su actual responsable, Joan Martí. Tras una reunión de alrededor de una hora, los académicos comieron con los componentes de la filológica en la propia sede del IEC. Tras pernoctar en Barcelona, hoy regresarán a la Comunidad.

La Acadèmia señaló que en «la sesión de trabajo» se subrayó «la importancia de la coordinación de las tareas respectivas» y el interés de celebrar nuevas reuniones. En efecto, Martí visitará próximamente la AVL por invitación de Figueres.

En su nota, la Acadèmia realiza prácticamente una definición de sus principios lingüísticos al remarcar la necesidad de «una contribución armónica» en pro de una normativa basada en «el criterio del polimorfismo convergente». Esto es, una normativa amplia que dé cabida a formas lingüísticas de todo el ámbito de la lengua. El conflicto sobre el nombre de esta también se puso sobre la mesa y, según pudo saber este diario, hubo coincidencia en que es un problema a resolver conjuntamente.

Por otra parte, Acció Cultural del País Valencià (ACPV) consideró ayer que la publicación en 2004 del Diccionari Ortogràfic de la AVL muestra «la deriva secesionista» de la entidad, ya que entiende que el valenciano no precisa de nuevos diccionarios.