Legislació lingüística - cdlpv

Levante, 24.06.2003

Seis académicos reducirán su jornada laboral en favor de la AVL

El pleno de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) aprobó ayer convenios con las universidades y un instituto de Secundaria por los que compensará a estos centros con 14.036 euros para que seis miembros puedan reducir su jornada semanal para dedicarse a proyectos de la institución.

A. G., Valencia

Los miembros de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) aprobaron ayer los protocolos y convenios de colaboración con las universidades de Valencia, Castelló y Alicante y con un instituto de Secundaria para que seis académicos puedan reducir su jornada laboral habitual y dedicar ese tiempo a trabajos de la institución lingüística.

Fuentes de la entidad explicaron al término de la sesión que los catedráticos y profesores universitarios Rafael Alemany, Antoni Ferrando, Ramón Ferrer y Lluís Meseguer se beneficiarán de una reducción de tres horas semanales. Jordi Colomina la tendrá de seis. Por su parte, Artur Ahuir recortará 16 horas su jornada semanal, de acuerdo con las citadas fuentes, que argumentaron que la disminución en el caso de este académico es mayor al tener un horario laboral más amplio, ya que trabaja en un instituto privado de Educación Secundaria.

Los protocolos aprobados prevén que la AVL compense a los centros afectados con un total de 14.036 euros hasta 2004, con el fin de que puedan contratar a otros docentes para sustituir a los académicos.

Este procedimiento es un mecanismo frecuente en las entidades lingüísticas, con el fin de que sus miembros puedan dedicar más tiempo a estas en detrimento de sus ocupaciones habituales.

Por otra parte, el pleno de la Acadèmia dio el visto bueno al procedimiento de aprobación de la Normativa Ortogràfica y el Estàndard Oral Valencià, elaborados por la sección de Gramática. Así, los miembros de la entidad tendrán de plazo hasta el 21 de julio próximo para presentar enmiendas a estos documentos. Según el calendario aprobado, ambos proyectos deberán ser votados por el pleno en septiembre o, como tarde, en octubre, tal como adelantó este diario el pasado domingo.

La Ortografia y el Estàndard Oral, que está previsto que sean el preámbulo del Diccionari Ortogràfic, serán los primeros documentos normativos propios que emanen de la AVL. Como informó Levante-EMV, estos proyectos se mantienen en la línea de los acuerdos de 2002, que declaraban oficial el valenciano empleado por Cultura desde 1983, con lo que consolidaban la unidad de la lengua