Legislació lingüística - cdlpv

Més avall Las Provincias, 08.04.2003


Levante, 08.04.2003

Una defensora de la unidad lingüística del grupo del PP es elegida secretaria de la AVL

En la última votación del segundo pleno convocado a tal efecto, Marisol González salió elegida secretaria de la Acadèmia. Ros se retiró tras la primera consulta y Colomina después de la segunda.

A. G., Valencia

En la última consulta y previa retirada de los otros dos candidatos, Marisol González Felip resultó elegida ayer secretaria de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL). Pese a quedar como única aspirante en la última votación de la tarde, la poetisa e inspectora de Educación, designada académica por el PP, no pasó de los 12 votos (la mayoría absoluta estaba en 11), mientras que 7 académicos votaron en blanco.

La elección no fue fácil y demostró la complejidad de la composición de la AVL. Como publicó este diario, a la primera consulta se presentaron Honorat Ros y Jordi Colomina, además de González. Esta logró 9 apoyos, por 7 de Colomina y 3 de Ros, quien decidió retirarse a la vista del resultado.

González (de Nules, como la presidenta y sobrina del director general de Política Lingüística, Josep Vicent Felip) subió a 10 votos en la segunda votación, mientras que el catedrático de la Universidad de Alicante obtenía 8 y se registraba uno en blanco. Así, como en el pleno de hace un mes, los 10 académicos designados inicialmente por el PSPV fueron incapaces de respaldar en masa a un candidato del grupo. Incluso alguno, tras la retirada de Ros, prefirió dar su papeleta a González antes que a Colomina.

La situación parecía un calco de la de hace un mes, que acabó sin que ningún aspirante alcanzara los 11 votos necesarios. Se decidió entonces un receso de 10 minutos antes de la última consulta. Cuando se retomó el pleno extraordinario, sin embargo, no se procedió a la votación, sino que algunos académicos (Josep Palomero, Lluís Meseguer, Ros, Ramón Ferrer) tomaron la palabra para reflexionar sobre que el pleno no debía acabar sin que se eligiera un secretario y que este debería contar con el mayor apoyo posible.

La intervención más significativa fue la del director del Institut Interuniversitari de Filologia Valenciana (IIFV), Rafael Alemany, quien tras confesar que en las cinco ocasiones anteriores había votado a Colomina (compañero de universidad) le pidió que retirara su candidatura, ya que había obtenido menos apoyos que González en la dos consultas previas. Colomina aceptó y en la última votación González logró 12 apoyos (uno más de los necesarios).

La nueva secretaria, que sustituye en el cargo al fallecido Alfred Ayza y que procede como él del denominado «grupo de consenso» entre PP y PSPV, se comprometió ayer a trabajar por «una mayor independencia» de la Acadèmia y a luchar por que lo más rápido posible se incluyan los técnicos lingüísticos de Educación en la AVL. González, que ha ganado premios literarios en Cataluña —como el Montseny de poesía—, afirmó su intención de defender la lengua y de que no haya académicos de «diferente categoría». Ayer no lo dijo, pero en los contactos para recabar los avales, aseguró que renunciaría al sueldo del cargo.

Las Provincias, 08.04.2003

La Acadèmia elige secretaria por un solo voto a la única candidata y tras seis votaciones

González recibe doce apoyos después de que Alemany lograra que Colomina se retirara

A la sexta, la vencida. El pleno de la Acadèmia Valenciana de la Llengua eligió, después de un total de seis votaciones, al nuevo secretario de la institución. Después de quedarse sola en la última votación, Marisol González obtuvo ayer doce votos, uno más de los necesarios para ser elegida. Siete académicos votaron en blanco.

J.C. FERRIOL\VALENCIA

La Acadèmia Valenciana de la Llengua logró finalmente cubrir la vacante de secretario de la institución dejada por el fallecido Alfred Ayza. Ayer, en el segundo pleno que celebraba la institución con ese objetivo, uno de los candidatos Marisol González superó la barrera de los 11 votos necesarios para acceder al cargo, después de que el director del Institut Interuniversitari de Filología, Rafael Alemany, consiguiera que el otro candidato Jordi Colomina retirara su candidatura.

Como ya ocurriera en el pleno de hace un mes, tres aspirantes formalizaron sus opciones: Honorat Ros y Colomina que también fueron aspirantes en el primer pleno y González, que aparecía como candidata de consenso tras la decisión de Artur Ahuir de retirarse del proceso.

En la primera votación de ayer la cuarta de este proceso, contando las tres votaciones de hace treinta días González obtuvo nueve votos, Colomina, siete y Ros, tres. La candidata de consenso obtenía así el mismo número de votos que había logrado en su día Ahuir. Y tal y como ocurrió hace un mes, Ros optaba tras esta votación por retirar su candidatura.

En la segunda votación, celebrada un instante después, Marisol González alcanzaba los diez votos se quedaba a sólo uno de la mayoría absoluta necesaria para ser elegida, mientras que Jordi Colomina se quedaba en ocho, y se re gistraba un voto en blanco. Los tres votos de Ros, que teóricamente podían ir a parar a la candidatura de Colomina ambos son más próximos al sector de la Universidad se dividieron.

Petición de Alemany

Antes de comenzar la tercera votación si no se hubiera alcanzado la mayoría necesaria, el pleno se habría suspendido hasta dentro de un mes, varios académicos tomaron la palabra para emplazar a sus compañeros a hacer un esfuerzo por conseguir que el proceso de elección del secretario de la institución no se prolongara lo que provocaría un significativo desgaste de una entidad que hasta la fecha había hecho del diálogo y del consenso su principal seña de identidad.

Y entre las intervenciones, Rafael Alemany protagonizó la más llamativa. En su discurso, el director del Institut Interuniversitari de Filología emplazó explícitamente a Colomina a retirar su candidatura, después de admitir que en las cinco anteriores votaciones le había dado su apoyo, pero subrayando también que, puesto que González había sido la candidata más votada, era necesario hacer un esfuerzo de consenso. El resto de académicos que tomaron la palabra apelaron al mismo esfuerzo para lograr el acuerdo, aunque sin llegar a solicitar la retirada de ninguna candidatura.

Y Colomina retiró su candidatura. Marisol González se quedaba con el camino expedito para ser elegida. Y lo fue, pero de milagro. De los 19 académicos siguen vacantes las plazas de Ayza y Xavier Casp la profesora de filología obtuvo doce votos. O lo que es lo mismo, siete miembros del ente normativo se negaron a apoyar a la única candidata a la secretaría de la institución.

González una de las académicas propuestas en el cupo de consenso por PP y PSPV también avanzó ayer cuáles serán los ejes de su labor. La nueva secretaria que por ocupar ese cargo tiene derecho a sueldo fijo habló ayer de conseguir una 'mayor independencia' para el ente normativo, de lograr que los técnicos linguistas se incorporen cuanto antes a la institución.