Legislació lingüística - cdlpv

Levante, 03.03.2003

Ahuir y Colomina aspiran a ocupar la secretaría de la Acadèmia Valenciana de la Llengua

La presidenta apoya al miembro de la RACV, aunque no se cierra a la opción del catedrático si representa el consenso

A. G., Valencia

El académico procedente de la secesionista Real Academia de Cultura Valenciana (RACV), Artur Ahuir, y el catedrático de la Universidad de Alicante, Jordi Colomina, son los mejores situados para ocupar la secretaría de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) a falta de más de una semana para que se celebre el pleno (previsto para el 10 de marzo) en el que se debe adoptar esta decisión. A la vista del funcionamiento habitual de la entidad lingüística en su año y medio de vida se da por hecho que sus principales dirigentes intentarán una vía de consenso en las próximas jornadas para que se llegue al pleno con una candidatura pactada entre todas las partes.

Por ahora, no obstante, las opciones recaen principalmente en Ahuir y Colomina, aunque algún otro académico ha comentado en privado su disposición a ocupar el puesto que desempeñaba el fallecido Alfred Ayza.

Ahuir, que ya forma parte de la junta de gobierno como vocal y ejerce de secretario provisional por ser el miembro más joven de la AVL, cuenta con el respaldo de los académicos que, como él, han sido usuarios de las Normes del Puig -contrarias a la unidad de la lengua- y, según ha podido saber este diario, de la presidenta de la institución, Ascensió Figueres. La intención de ésta, expuesta a algunos académicos, sería que Ahuir pasara a la secretaría y que Colomina ocupara la vocalía dejada por aquel.

El inconveniente de la candidatura de Ahuir es que un sector de la Acadèmia considera que los dos puestos de mayor responsabilidad en la gestión diaria de la entidad quedarían así controlados por dos miembros designados por el PP. Ayza formaba parte del que se denominó «grupo de consenso» entre PP y PSPV. Ese planteamiento es el que originó la iniciativa de promover como secretario a Colomina y que Ahuir permanezca de vocal.

Desde posiciones de origen bien distintas, tanto Ahuir como Colomina se han caracterizado como partidarios practicantes de las posturas de convergencia y diálogo, de manera que encajan en el perfil de persona de concordia buscado para el cargo.

Esa experiencia del último año y medio permite además que el catedrático de Filología de la Universidad de Alicante sea bien visto por académicos designados inicialmente por el PP. Incluso la presidenta, según las informaciones a las que ha tenido acceso este diario, no rechaza la opción de Colomina como secretario si ello representa una vía de consenso de cara al pleno del próximo día 10.

Levante, 04.03.2003

Seis académicos, dispuestos a optar a la secretaría de la AVL

Ros y Ahuir empiezan a recoger firmas para sus candidaturas

A. G., Valencia

El miembro de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) que pretenda ser el nuevo secretario de la institución tendrá que conseguir el voto de la mayoría absoluta de los académicos. Así lo aprobaron estos en el pleno celebrado ayer, centrado en los mecanismos para la elección de la persona que sustituya en el cargo a Alfred Ayza.

Si un candidato no obtiene la mayoría absoluta en la primera votación del pleno del próximo día 10 (monográfico para la designación del secretario) se realizarán otras dos ese mismo día. Si ninguno de los aspirantes continúa sin lograr la citada mayoría, los criterios aprobados ayer indican que se convocará otro pleno en un plazo máximo de un mes, en el que podrán votarse otras candidaturas que no se presentaron al primer pleno. De nuevo, el requisito para alcanzar la secretaría será la mayoría absoluta. La finalidad de esta apertura a nuevos aspirantes en una segunda sesión es poder pactar un candidato de consenso.

Lo que no quedó claro es dónde queda la mayoría absoluta: si en 10 votos (la referencia serían los 19 académicos actuales) o en 11 (sobre los 21 iniciales). El detalle será objeto de estudio por los técnicos en los próximos días.

Todo académico que quiera optar a secretario -cargo que el reglamento prevé que tenga una remuneración como un subsecretario de la Generalitat- tendrá que presentar un mínimo de 7 avales de compañeros. Cada miembro de la AVL puede firmar a cuantos aspirantes considere. El plazo de presentación de candidaturas se cerrará en el momento del pleno.

Según los datos que ha podido recopilar este diario, hasta 6 componentes de la AVL han expresado su disposición a ser secretarios. Como ayer publicó Levante-EMV, Artur Ahuir y Jordi Colomina son los mejor situados, aunque sólo Ahuir y Honorat Ros pidieron ayer firmas. Además, Marisol González, Josep-Lluís Doménech y Ramón Ferrer podrían presentar candidaturas a tenor de lo comentado a otros académicos. En este momento, los miembros designados inicialmente por el PSPV son mayoría, al sumar 10 frente a los 9 del PP.

La presidenta, Ascensió Figueres, aseguró ayer que no hará uso de la potestad prevista en el reglamento para avalar por sí sola, en función de su cargo, a un candidato. Si Ahuir fuera el elegido, el pleno aprobó que se abriría después el proceso para cubrir la vacante en la vocalía.

Los académicos, que guardaron un minuto de silencio por Ayza, se desplazaron tras el pleno a la capilla del Santo Cáliz de la Catedral, donde el ex deán y miembro de la AVL Ramón Arnau ofició una misa por el ex secretario.