Legislació lingüística - cdlpv

Levante, 03.01.2003

Los editores exigen la retirada de los criterios sobre libros de texto en valenciano

Las dos partes deciden crear una comisión para acercar posturas

A. G., Valencia

Una comisión de la Associació d´Editors del País Valencià (AEPV) se reunió ayer con la presidenta y un grupo de miembros de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) con el fin de hacerles entrega de un documento en el que los editores solicitan la retirada de las polémicas recomendaciones para la elaboración de libros de texto.

Según la Acadèmia, los editores «reconsideraron su postura» durante la sesión y esta acabó con el acuerdo para crear una comisión mixta «que trabaje por tal de concretar aún más las orientaciones» sobre el valenciano de los libros de texto.

La AEPV confirmó la constitución de esa comisión para «acercar posturas», pero fue bastante más dura en su comunicado tras la reunión. De entrada, advirtió que huirá de toda fórmula que «pueda ser instrumentalizada políticamente o utilizada administrativamente con objetivos censores».

Este es uno de los argumentos principales de los editores para pedir a la AVL que no siga por el camino de las sugerencias y orientaciones aprobadas en su último pleno, que ya han recibido fuertes críticas de la Mesa per l´Ensenyament en Valencià y el Institut Interuniversitari de Filologia Valenciana (IIFV). Estas dan prioridad a las formas «genuinas» desde los niveles elementales de la educación y posterga usos como el demostrativo «aquest» hasta el segundo ciclo de ESO (14 años).

Los editores rechazan el citado texto por «su inconsistencia pedagógica» y porque «conduce necesariamente a reforzar el papel censor de la Administración» mediante la utilización obligada de las recomendaciones como referente normativo, señalaron en su comunicado. Consideran, asimismo, que «perpetua la instrumentalización política que perjudica, inevitablemente, el uso normativo consolidado del valenciano».

La AEPV, pese a reconocer el contexto de «respeto y diálogo» del encuentro de ayer, quiso dejar claro al término del mismo que defenderá siempre «un estándar literario que no reduzca y fragmente aún más el mercado natural de la creación literaria».

La reunión, definida como «complicada» por fuentes de la AEPV -la Acadèmia destacó el «clima de cordialidad»-, se prolongó durante más de tres horas en San Miguel de los Reyes. La institución normativa estuvo representada por la presidenta, Ascensión Figueres; otros dos miembros de la directiva, Josep Palomero y Artur Ahuir; y los componentes de la sección de Asesoramiento, Josep-Lluís Doménech, Honorat Ros y Lluís Messeguer. Según pudo saber este diario, la selección la realizó la propia Figueres, sin pasar por pleno ni junta de gobierno.