Legislació lingüística - cdlpv

Levante, 22.12.2002

La Acadèmia urge al Consell y las Cortes a cumplir la letra del «Pacte per la llengua»

Incluye, por unanimidad, una enmienda en la memoria anual en la que pide «superar atonías»

A. G., Valencia

La Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) aprobó en su última sesión plenaria -celebrada el miércoles en Castelló- incluir una enmienda a la memoria de 2001 de la institución en la que remarca «la urgencia de cumplir el espíritu y la letra del "Pacte pel valencià"», suscrito por PP y PSPV y fruto del cual fue la constitución de la entidad normativa.

Pero además del acuerdo para la composición de la Acadèmia, el mencionado pacto hacía hincapié en la necesidad de llevar a cabo actuaciones para la promoción del valenciano entre la sociedad. Sin embargo, una de las grandes quejas de las entidades culturales, políticas y educativas en estos últimos tiempos es la ausencia de ese tipo de actuaciones, mientras el Consell, por contra, promueve el uso exclusivo en la Administración de las denominadas «formas genuinas» del valenciano, en detrimento de otras más generales de todo el ámbito lingüístico.

La Acadèmia, de esta manera, da un toque de atención a las autoridades políticas de cara a profundizar en la promoción del uso del valenciano. El texto recuerda que en el Pacte se asumen acciones de impulso de la lengua autóctona y el desarrollo y actualización de los mandatos de la Llei d'Ús. «Entendemos que es necesario superar atonías e implementar, desde las Cortes Valencianas, con el impulso del Gobierno valenciano y con la participación de todos los partidos políticos, nuevas actuaciones para ampliar el prestigio social del valenciano», señala el documento aprobado en Castelló, al que ha tenido acceso este diario.

La enmienda fue propuesta por la sección de Fomento del uso del valenciano, a cuyo frente están Josep Palomero y Honorat Ros. Aparecerá así incluida en la memoria anual de 2001, que fue aprobada en el citado pleno.

De esta forma, la Acadèmia se une al Consell Valencià de Cultura (CVC), que también aprobó una observación de naturaleza similar -algo más crítica con el Ejecutivo- en su memoria anual, a la que dio el visto bueno en octubre.

Las universidades, organizaciones de la izquierda política (incluido el PSPV), educativas y culturales firmaron recientemente el Compromís per la llengua, que incide en la necesidad de profundizar en la normalización del valenciano sin caer en confusiones sobre el idioma.

Castelló obvia a la AVL y reconoce al IEC en el homenaje a las Normes

El Institut d'Estudis Catalans anuncia su voluntad de continuar su expansión por la Comunidad

Mario Almela, Castelló

La celebración ayer en Castelló del septuagésimo aniversario de la signatura de las Normes de 1932 se convirtió en un acto de reconocimiento de la autoridad lingüística del Institut d'Estudis Catalans (IEC). La Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL), por su parte, apenas si fue citada de soslayo, sus miembros ni siquiera fueron invitados y los tres que acudieron -Josep Palomero, Lluís Meseguer y Antoni Ferrando- lo hicieron a título personal. El acto fue organizado por el Ayuntamiento de Castelló y consistió en la presentación de un libro del lingüista Vicent Pitarch sobre las Normes y en un desfile hasta el inmueble que acogió la firma de las bases ortográficas, donde se colocaron dos coronas de laurel.

Vicent Pitarch calificó de «histórico» el acuerdo alcanzado hizo ayer setenta años en la capital de la Plana y señaló que «sólo la ciudad de Castelló podía acoger un pacto sin renuncias de lo que fue la normativización de nuestra lengua, que es la misma que se habla en la Cataluña Norte, la franja de Aragón, las Baleares, l'Alguer, Andorra y el Principado de Cataluña». Señaló Pitarch que aquel acuerdo reconoce «al Institut d'Estudis Catalans como única institución con capacidad normativa» y que supone «el ingreso en la modernidad» de la Comunidad Valenciana. También calificó de «perversos», los «intentos de querer ir más atrás de 1932».

El sociolingüista explicó que muchos documentos referentes a las Normes de Castelló se encuentran en el Archivo de Salamanca «injustamente, y por eso no los podemos consultar, porque ellos mismos no los tienen controlados». También criticó que Lo Rat Penat no le haya facilitado la consulta de sus fondos.

El teniente de alcalde de Cultura del Ayuntamiento de Castelló, Miguel Ángel Mulet, manifestó que «hacemos nuestras» las palabras de Pitarch, aunque puntualizó con respecto al Archivo de Salamanca que el problema «estamos seguros que se revolverá por medio de una negociación democrática». El edil aprovechó su discurso para agradecer la colaboración del IEC y dar la bienvenida a su nuevo presidente, Josep Laporte, que era la primera vez que visitaba Castelló desde su designación.

Josep Laporte, en declaraciones exclusivas a Levante-EMV, hizo una valoración positiva de las actividades que organiza el IEC en la capital de la Plana. Preguntado sobre si podrían abrir una sede en la ciudad de Valencia señaló que «es más complicado que en Castelló, pero nosotros queremos extender nuestra actividad allí donde tenemos jurisdicción reconocida», que, según un decreto del Gobierno Central de 1976 son todas las zonas de ámbito lingüístico catalanoparlante.