Legislació lingüística - cdlpv

Levante 20.12.2002

Colón: «Les Normes del 32 son un símbolo de unidad de la lengua»

El filólogo insta a no censurar palabras para favorecer otras. Elimina las críticas explícitas a la Acadèmia que vertió en Castelló.

A. G., Valencia

El catedrático de la Universidad de Basilea Germà Colón defendió ayer el valor les Normes de Castelló durante la conferencia que pronunció en San Miguel de los Reyes invitado por la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) para conmemorar los setenta años de las «Bases ortogràfiques» firmadas por entidades e intelectuales valencianos en 1932.

El filólogo subrayó la filiación de estas Normes con las promulgadas por el Institut d'Estudis Catalans (IEC) en 1913. Dijo de ellas que son «calcadas» a las del Institut con «algunos retoques para conquistar a personalidades conservadoras». Dentro de esas concesiones situó la aparición de la preposición «ab» o del artículo «lo» en convivencia con otras formas. Colón fue claro: «Les Normes de Castelló resumen simplificando las del IEC». Y subrayó su valor como muestra de resolver los problemas que afectaban a la lengua. Con el tiempo, dijo, las Normes «se han convertido en un símbolo de la unidad de la lengua».

Germà Colón fue claro en su defensa de la unidad lingüística, como lo había sido el día anterior en la conferencia que pronunció en Castelló. El contenido del discurso, de acuerdo con lo reflejado en las crónicas, fue similar, con un pequeño cambio: la supresión de las referencias críticas a la Acadèmia que sí que vertió en Castelló, donde manifestó su «escepticismo» sobre esta institución.

Medio centenar de personas asistieron al acto, la gran mayoría académicos y miembros de la comunidad universitaria. Josep-Lluís Doménech, Honorat Ros, Ramón Arnau y Ramón Ferrer, además de la presidenta, Ascensión Figueres, y el vicepresidente, Josep Palomero, por la AVL. Jesús Huguet, Matilde Salvador, Manuel Pérez Saldanya, Vicent Franch, Enric Guinot, Josep Lacreu, Lluís B. Polanco, Enric Guinot o Abelard Saragossà fueron representantes del mundo de la cultura que acudieron.

Colón, que dedicó unos minutos a explicar la historia del doblete servei/servici, abogó por no ser «exclusivistas en cuestiones de léxico» y no censurar unas palabras para «favorecer otras», en referencia a la política del Consell.

Palomero, que ejerció de presentador, defendió loas actuaciones de la AVL, siempre «bien intencionadas», dijo, y «sin deseo de polémica ni protagonismo». El problema, enfatizó, es «la supervivencia del valenciano» y no «los cuatro puntos que separan».