Legislació lingüística - cdlpv

Levante, 29.09.2002

Figueres plantea a la AVL ganar un sueldo de 59.000 euros

El informe sobre el valenciano de los libros de texto divide al ente. Educación acepta con matices una de las obras presentadas

A. G., Valencia

Los académicos que acudan mañana lunes al pleno de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) tendrán en la mesa una propuesta de la junta de gobierno sobre las retribuciones salariales de los miembros. El reglamento, publicado el pasado día 19 en el Diari Oficial, establece que los académicos tienen derecho a «indemnizaciones» por asistir a reuniones, aunque el pleno puede «acordar, en su caso, que la presidencia y la secretaría puedan percibir una asignación fija y periódica», cuyo cuantía y duración la debe decidir este órgano. Además, el reglamento recoge que, «por necesidades del trabajo de la AVL», otros académicos también pueden acceder a esas condiciones.

El proyecto que la cúpula del ente normativo llevará al pleno de mañana supone que la presidenta, Ascensión Figueres, reciba el sueldo de un conseller (unos 59.000 euros anuales). Fuentes oficiales de la AVL argumentaron en este sentido que ese es el rango que le otorgó la Generalitat. El secretario, Alfred Ayza, y los académicos que en un momento dado puedan tener también dedicación plena se llevarán el salario de un subsecretario de la Administración autonómica (unos 56.000 euros), según el documento que se someterá mañana a debate.

El punto que a priori se presenta más caliente es, no obstante, la evaluación de los libros de texto. La sección de Asesoramiento Lingüístico ha elaborado un informe que será el punto de partida de las discusiones. Según ha podido saber este diario, tiene dos partes, la primera de las cuales está dedicada a fijar un procedimiento de actuación ante solicitudes de análisis de libros de texto y no presenta especiales dificultades para su aceptación por todos los académicos.

Las diferencias, de acuerdo con estas informaciones, radican en la segunda, que es la contestación a la editorial que pidió un pronunciamiento de la AVL sobre el valenciano de cuatro de sus curriculum escolares. Se trata de decir si la lengua empleada se ajusta a la normativa oficial y ahí están las discrepancias.

La propuesta de la secciones decir que sí y dejar la puerta abierta a un posterior informe con recomendaciones sobre el modelo lingüístico más apropiado. Pero esto no satisface a algunos miembros de la sección, procedentes de la Real Academia de Cultura Valenciana (RACV), que han rechazado la resolución.

Cumplimiento de las indicaciones

Cuando los académicos debatan, sabrán ya cuál es la opinión del Consell sobre estos libros. La conselleria de Educación publicó el pasado viernes en el Diari Oficial una resolución del 29 de agosto sobre uno de los libros presentados a la Acadèmia. El director general de Ordenación e Innovación Educativa y Política Lingüística, Josep Vicent Felip, determina aprobar para el Bachillerato el proyecto editorial y homologar sus materiales «siempre y cuando cumplan las indicaciones» del anexo.

La primera es «respetar la priorización y recuperación de las soluciones lingüísticas genuinas expresadas en el acuerdo de la AVL» del 25 de marzo y el posterior del 20 de mayo. Educación ha interpretado estos pactos como un aval para primar formas como «este» frente a «aquest».