Legislació lingüística - cdlpv

levante, 20.09.2002

Figueres elogia al poeta y dice tras el encuentro con Olivas que continuará colaborando desde casa

Casp formaliza su salida de la Acadèmia sin reconocer los acuerdos sobre la normativa

Xavier Casp compareció por fin ayer, a eso de las 12 del mediodía, para dar cuenta de las razones de su dimisión en la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL), una vez comunicada ésta al presidente de la Generalitat, José Luis Olivas.

A. G., Valencia

El poeta estuvo acompañado por la presidenta del ente normativo, Ascensión Figueres, en cuyo hombro se apoyó en alguna ocasión. La salud y la edad fueron los motivos de la renuncia que subrayó la responsable de la AVL, quien aseguró que Casp «continuará colaborando desde casa» con la entidad.

El ex decano de la Real Academia de Cultura Valenciana y Figueres dieron una sensación de normalidad a la situación, en un intento por mostrar que la dimisión no abre ninguna crisis. La presidenta realizó un encendido elogio de Casp, a quien destacó como «persona magnífica, muy comprometida y firme en sus convicciones». «Desde su casa -añadió- ha estado pendiente de todo lo que pasaba», en referencia a los diez meses en los que debido a un problema coronario no ha acudido a la AVL. «Ahora ha considerado que era más honrado no estar», sentenció.

Ese hilo argumental fue el que tomó el poeta. «No es honesto ocupar un sitio donde no puedo estar», dijo. Y enlazó una didáctica digresión sobre la diferencia entre ser y estar: «No puedo ser [miembro de la AVL] si no estoy», concluyó.

La renuncia no es sólo cuestión de salud, sino que la falta de ésta le impide acudir a otros asuntos, explicó. «Soy historia viva de Valencia -se autorretrató- y tengo que ordenar tantas cosas importantes que necesito todos los años que Dios me dé de propina».

El escritor de 86 años, líder emblemático del secesionismo lingüístico durante décadas, evitó cualquier crítica a la AVL. Pero tampoco apoyó los acuerdos sobre la normativa del valenciano que ésta ha tomado. Ignoró más bien estas resoluciones, que desautorizan las secesionistas Normes del Puig: «Todo es provisional. Definitivamente no se ha tomado ninguna decisión». Insistió en el carácter transitorio de estos pactos y subrayó que mientras no se apruebe una normativa oficial «quiere decir que los académicos siguen pensando».

Olivas también loó a Casp -«uno de los autores en lengua valenciana más importantes del siglo XX», dijo- y lamentó su renuncia: «Es una nueva muestra de honradez e integridad». El jefe del Consell destacó el «papel fundamental» del poeta en la puesta en marcha del ente y quiso dejar claro que «la AVL es hoy una institución fuerte y consolidada». «Que a nadie le quepa ninguna duda», sentenció.

La última defensa de «lo», «ch» e «y»

Xavier Casp se va de la Acadèmia con una defensa de lo que denomina las «señas de identidad lingüística valenciana». En su carta de dimisión reivindica el pronombre neutro «lo» -«tan malévolamente embargado», dice- y las grafías «ch» (para palabras como «chafar») e «y» (en «ya o «proyecte»).

Precisamente, estas tres soluciones lingüísticas fueron desestimadas por la sección de Gramática de la AVL cuando, la pasada primavera, el sector al que pertenecía Casp propuso que formaran parte de la futura ortografía oficial aprobada por la entidad normativa. No hubo suerte y la mayoría de la sección rechazó la moción.

El escrito de renuncia de Casp está redactado en las Normes del Puig y no en la normativa oficial aprobada provisionalmente. «El valenciano en que te escribo es el que responde a mis convicciones», dice el poeta a Ascensión Figueres.Y subraya: «Dogmas sólo acepto, por católico,, los del Papa cuando se expresa ex cathedra».

Carta de dimisión de Xavier Casp

Levante-EMV reproduce íntegramente el escrito enviado por Xavier Casp a la presidenta de la Acadèmia con fecha del pasado día 10.

Benvolguda Ascensio: no pots ni imaginar-te cóm me dol, cor amunt, l´haver d´escriure´t esta carta que, per rao de consciencia, te l´he d´expressar en la responsabilitat de la paraula firmada.

Des del dia 24 de decembre de l´any 2001, en la meua salut fisica se m´han vingut i se me venen declarant motius de malaltia que m´han prohibit i em prohibixen atendre res que no capia en lo mèdicament necessari, motius que no em cal relatar perque no son ells per ells lo que importa, sino per les inevitables conseqüencies en la meua conducta personal.

Per aixo, es ben coneguda per tu (i suponc que tambe pels a penes estrenats colegues) la meua absencia i, per tant, inassistencia a les reunions i a les faenes que venen constituint l´existencia de l´Academia Valenciana de la Llengua. Vullc dir que la meua situacio personal deixa un buit inacceptable, i tambe irrecuperable en temps, en el cas de l´Academia i una actitud personal incomprensible per a la Valencia que espera o desespera de l´Academia.

He deixat passar un temps en silenci, crec que ya massa llarc, per a decidir-me, pero es per la confiança que sempre dona el sentir-se millorar. Pero ya no puc ni dec fugir de respondre´m a la pregunta que m´inquieta: ¿a qué pot arribar la milloria en els limits que cada dia m´impon la propia edat? Si soc vell d´anys i, naturalment, vaig envellint de facultats, ¿quínes aptituts tinc per a cada actitut? El sol fet de preguntar-me a mi mateix, ¿no es ya una minva?

Les poquetes sessions a les que vaig assistir, abans d´emmalaltir-me, tractarten de la constitucio de lo que podem dir el cos de l´Academia, i com les qüestions administratives, reglamentaries, formals no m´han importat mai massa, dec confesar que vaig assistir pero no havia entrat, perque l´Academia encara no havia començat a ser. En veritat de veritat, sobre lo essencial, que es tractar i prendre decisions sobre l´idioma valencià, no s´havia ni insinuat.

Lo que yo portava segur (i he de creure que tambe tots els atres) es que com a Academia per llei, partiem de la llei, l´Estatut que proclama: «Els dos idiomes oficials de la Comunitat Autonoma son el valencià i el castellà», ben conscient de que el son rebuja qualsevol suspicacia; se tracta no de dos idiomes que se diuen valencià i castellà, sino que ho son, com aixi mateix ho confirma la Llei d´us i ensenyament del valencià que fa constar: «El valencià i el castellà son llengües oficials de la Comunitat Valenciana», i encara anticipa, en el punt anterior, que «El valencià, com a llengua propia de la Comunitat Valenciana.»

Com el meu callar des del 24-12-2001, ni reservadament ni publicament, no pot ni deu significar res, perque ni afirme ni negue, lo llogic i lo honrat per la meua part es dir-te, respectadíssima presidenta, que aci te presente la meua renuncia irrevocable a la condicio d´Academic de l´Academia Valenciana de la Llengua, que vaig jurar en el solemne acte public del dia vintitres de juliol de l´any 2001 en la nostra Generalitat.

Espera, perque aixi t´ho pregue, que ho confirmes on corresponga, si be des d´ara ya me considere desvinculat.

I ara, desijar i confiar que eixa Academia sabra ser lo independentment academica per a fonamentar la realitat secular de la personalitat llingüistica dels valencians, als que servix entranyada en l´evolució del hui de tots els ahirs per al dema de cada dia. Crec que el cor i el cervell d´eixa Academia, despullada de prejuïns, harmonisarà el sentiment i l´enteniment per a la causa que fon creada. I desige i confie que, per a vigorisar l´espera del nostre poble, solidificarà en primicia certes senyes d´identitat llingüistica valenciana, pletoriques de vitalitat des dels nostres classics insenescents fins l´actualitat constant, com per eixemple el lo tan malevolament embargat de la nostra fortuna de matisos; el digraf che inseparable perque representa nomes un so consonantic, d´articulacio africada, palatal i sorda: chafar, changlot, che, chec, chic, chuplar, chufa, orchata; la y, sense la qual no tindriem semiconsonant per a escriure ya, yugular, proyecte, yo, inyectar, gayata, yayo.

Benvolguda Ascensio: un abraç ben sincer, de Xavier Casp

P. D.: Me prenc la llibertat d´escriure´t aci mateix, perque m´interessa fondament que estes paraules queden inseparables, pero independents, de totes les anteriors. T´exponc unes consideracions menudetes, pero transparents per autentiques.

Hauras vist que, en la direccio, he escrit Monasteri i no Monestir, perque tot lo referent a monasteri resulta monacal, sense que aparega eixa e intrusa imitativament acceptada per perea mental; i en final de valencianissim criteri, com per eixemple cementeri. Monasteri, viva paraula nostra de sempre.

En veritat, vullc que consideres que el valencià que t´escric es el que respon a les meues conviccions, fermes perque no les prenc mai a lo llauger, pero que no son mai dogmatiques, per lo que a tota hora he estat i estic predispost i dispost a raonar, perque siga a on siga, si es tracta de la llengua valenciana per a millorar-la, enriquir-la i enfortir-la, yo aportare el meu amor actiu durant mes de setanta anys d´usar-la parlant i escrivint. Dogmes nomes accepte, per catolic, els del Papa quan s´expressa ex cathedra.

I acabe adherint-me, ¡clar que si!, a lo que un cordobés famos, que fa 1999 anys que va naixer, digué (en llati): «¡Quina gran follia es témer ser infamat pels infames!»

Perdona´m, Ascensio, l´haver -te escrit llargament. No m´he atrevit a acurtar res.

Figueres apoya al Consell y no critica el veto a la relación con el Institut d´Estudis Catalans

Ve «normal» que el Ejecutivo atienda las observaciones del Consell Jurídic y no las de la AVL

A. G., Valencia

La presidenta de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL), Ascensión Figueres, acató ayer de buen grado las decisiones adoptadas por el Consell sobre el reglamento de la institución, que precisamente ayer fue publicado en el Diari Oficial de la Generalitat (DOGV). Tal como publicó este diario, Figueres reconoció que algunas de las observaciones al texto realizadas por el Consejo Jurídico Consultivo (CJC) habían sido rechazadas por la Acadèmia, pero el Ejecutivo había primado las opiniones del órgano consultivo al aprobar el documento definitivo.

La presidenta de la AVL no se mostró crítica con la actitud del Gobierno del PP, formación a la que también pertenece. «El Consell normalmente hace caso de las recomendaciones del Consejo Jurídico Consultivo», aseveró a modo de explicación de lo ocurrido.

Figueres quitó hierro a la situación y evitó cualquier posible enfrentamiento con el Ejecutivo: «No se trata de falta de autonomía [de la Acadèmia], sino que el proceso es éste». E insistió en que «lo normal» es que el Consell siga las observaciones del CJC.

El principal punto de la polémica es el artículo 53.3 del reglamento, que se refiere a las relaciones de la entidad con otras del Estado. El proyecto aprobado por el pleno de la AVL reconocía un trato especial con los organismos normativos «de los territorios de la antigua corona de Aragón que comparten el mismo sistema lingüístico» (el Institut d´Estudis Catalans, IEC, a afectos prácticos), pero el CJC recomendó eliminar esa referencia.

Se trataba de una observación «no esencial» del órgano consultivo y, por tanto, la Acadèmia -con el respaldo de sus juristas- decidió rechazarla y mantener el texto tal como lo había aprobado el pleno. El Consell, sin embargo, ha preferido definitivamente primar la opinión del CJC y ha extirpado esa referencia a la corona de Aragón del reglamento.

Figueres no se mostró ayer crítica con esta actuación y contó con la solidaridad de Xavier Casp, quien le acompañaba ante los periodistas tras la reunión que ambos mantuvieron con el presidente autonómico, José Luis Olivas. El poeta dijo en referencia al posible ataque a la autonomía del ente: «También las universidades tienen reglamentos y no los aprueban ellas».

Por otra parte, el relevo de Casp en la AVL está ahora en manos de las Cortes -Figueres dijo que no habían hablado de esa cuestión con Olivas- y, en concreto, de PP y PSPV, que fueron los partidos que pactaron la composición del ente.

Entre los académicos existe división sobre el perfil del elegido. Los que también eran compañeros de Casp en la Real Academia de Cultura Valenciana (RACV) defienden que quien ocupe su puesto ha de proceder de este mismo espectro lingüístico. Por contra, algunos de los designados por el PSPV respaldaban ayer que el sucesor ha de cumplir las condiciones fijadas en la ley de la AVL y el reglamento. «Es la mejor manera de encauzar las cosas por el camino de la normalidad en la AVL, al margen de posiciones predeterminadas», señalaba un académico.

Por otro lado, la Coordinadora de Entidades del Reino de Valencia pide a otros «ex valencianistas» (los procedentes de la RACV) que dimitan también de la AVL.

Casp traslada a Olivas su renuncia a la Acadèmia por mera honestidad

EL PAÍS | Valencia

Xavier Casp, poeta y símbolo del secesionismo lingüístico, acudió ayer al Palau de la Generalitat en compañía de Ascensión Figueres, presidenta de la Acadèmia Valenciana de la Llengua, para trasladar a José Luis Olivas su decisión personal de renunciar a la condición de académico por razones de salud. Casp despejó cualquier interpretación política de su gesto cuando comentó: 'No es honesto ocupar un puesto en el que no se puede estar'.

La trayectoria de Casp como escritor y su implicación durante dos décadas en la polémica lingüística hasta convertirse en referente del secesionismo del valenciano respecto de la lengua catalna desde la presidencia de la autodenominada Real Academia de Cultura Valenciana le condujeron a la AVL, la institución creada por la Generalitat con amplio apoyo de las Cortes para cerrar definitivamente la polémica sobre la naturaleza del valenciano. Pero, a sus 87 años, Casp había dejado de participar en las reuniones de la institución desde el pasado mes de diciembre por razones de salud.

Tras entrevistarse con Olivas, Casp entró en disquisiciones sobre el ser, el estar y la honestidad personal para explicar que no considera honesto formar parte de un organismo a cuyas reuniones no puede asistir por razones de salud. El poeta dijo que colaborará con la AVL en la medida de lo posible pero se atribuyó otras responsabilidades: 'No sólo son problemas de salud, pues tengo más cosas que hacer al servicio de la cultura valenciana, porque con mis años soy una historia viva de Valencia y tengo que ordenar cosas importantes referentes a su cultura'.

El poeta evitó mayores comentarios y remitió a una carta dirigida a Figueres y publicada ayer por un diario local de Valencia en la que sostiene algunos de los modismos propios de las posiciones secesionistas en materia lingüística que ha defendido en los últimos años.

Interrogado sobre algún posible desacuerdo con los trabajos de la AVL que hubiera precipitado su decisión de renunciar al cargo, Casp señaló: 'Se estará en acuerdo o desacuerdo con los trabajos de la Acadèmia todos los días', porque la institución está diseñada precisamente para dialogar.

El nombramiento del sustituto de Casp en la AVL corresponde ahora a las Cortes. El acuerdo entre el PP y el PSPV para designar al nuevo académico es inevitable puesto que el reglamento de la institución establece que debe ser refrendado por una mayoría de dos tercios de la Cámara.

Olivas y Figueres se deshicieron en elogios hacia el escritor. El presidente de la Generalitat subrayó la 'gran talla intelectual y humana' de Casp y destacó 'la muestra de honradez e integridad' que supone renunciar a la condición de académico ante la imposibilidad de atender sus obligaciones 'con la dedicación que él quisiera'. Olivas salió al paso de cualquier interpretación interesada de la renuncia y añadió: 'Lamento que Casp, por razones de edad y de salud tenga que dejar de ser académico, pero que a nadie le quepa la menor duda que la Acadèmia Valenciana de la Llengua es hoy una institución fuerte y consolidada, que está protagonizando, y lo seguirá haciendo en el futuro, un papel decisivo en nuestra Comunidad'.