Levante, 04.09.2002

El PP centra los cambios en introducir palabras «genuinas»

J. Ruiz, Valencia

La mayoría de las enmiendas que el grupo popular ha presentado a las seis leyes que en la actualidad se encuentran en tramitación en las Cortes - ley de emergencias; de publicidad institucional; de Ordenación Sanitaria; de Derechos al Paciente; de Protección contra la contaminación acústica; y de protección de la Colombicultura y del palomo deportivo- tienen por objetivo sustituir algunas palabras valencianas que figuraban en texto original por otras que la Acadèmia Valenciana de la Llengua calificó recientemente como «genuinas» del léxico valenciano.

Cabe apuntar que las palabras que el PP quiere cambiar vía enmienda son palabras normativamente correctas. Se trata , sin embargo, de un gesto del grupo popular similar al que adoptó el Consell con respecto el léxico utilizado en el DOGV dirigido a la clientela política de Unión Valenciana. Así el PP ha volcado sus cerca de setenta enmiendas en sustituir, por ejemplo, «desenvolupament» por desplegament» o perjudici por perjuici o en cambiar Gobierno Valenciano por Consell de la Generalitat. La enmiendas de tipos formal acaparan una cuarentena de enmiendas hasta el punto que leyes como la de emergencias o las de derechos del paciente carecen de ninguna enmienda que modifique el contenido del texto legal. En la de Ordenación Sanitaria, sólo una de las nueve presentadas añade contenido al fijar un plazo para la remisión a las Cortes del Plan de Salud. Las únicas leyes en las que el PP pretende introducir via enmiendas cambios son las de colombicultura y la de Contaminación acústica.

Por su parte, el grupo mixto ha presentado 235 enmiendas parciales y dos a la totalidad.


La Acadèmia no tomará ninguna decisión sobre el material educativo hasta final de mes

A. G., Valencia

La Acadèmia Valenciana de la Llengua aprobó el 20 de mayo que entraba en sus funciones evaluar la corrección lingüística de los libros de texto a petición de los editores o de la administración, pero en el último pleno antes de las vacaciones (23 de julio) los académicos no se pusieron de acuerdo sobre el procedimiento a seguir y sobre si debían emitir una resolución transitoria para los materiales sobre los que ya se ha solicitado su aprobación. Ante la divergencia de opiniones, optaron por dejar la cuestión para la siguiente sesión plenaria. Ésta, según aprobó ayer la junta de gobierno, tendrá lugar el próximo día 30, cuando el curso escolar llevará varias semanas empezado.

Este punto se plantea como la cuestión estrella en la AVL en este reinicio de las actividades. La sección de Asesoramiento Lingüístico tiene el encargo de elevar una propuesta al pleno una vez que los académicos expresaran importantes diferencias sobre si el ente ha de dar orientaciones a los editores sobre el modelo de lengua a utilizar o simplemente debe constatar que los libros se ajustan a la normativa lingüística oficial.

El asunto toca de lleno a algunos académicos, tal como publicó este diario, ya que el vicepresidente de la AVL, Josep Palomero, aparece como coautor de cuatro libros de texto de valenciano que esperan la homologación de Educación y que inicialmente fueron rechazados por la conselleria bajo el argumento de que no se ajustaban al acuerdo normativo de la Acadèmia del 25 de marzo.


Mantiene discrepancias con los editores por el modelo de lengua a utilizar

Educación no ha autorizado aún ningún libro de texto de valenciano para este curso

La Conselleria de Educación no ha autorizado todavía ningún libro de texto de valenciano para este curso pese a que faltan sólo unos días para que dé comienzo. Los editores no pierden la esperanza de llegar aún a un acuerdo con la Administración sobre el modelo de lengua de los materiales, donde la conselleria quiere imponer el uso exclusivo de formas "genuinas" valencianas. Sí que hay entendimiento sobre los contenidos.


A. G., Valencia

Los libros de texto de valenciano para el curso que está a punto de comenzar se encuentran entre interrogantes, ya que la conselleria de Educación no ha aprobado oficialmente -ni tampoco ha desautorizado- ninguno de los materiales presentados por las editoriales. Ello cuando el curso en Primaria empezará el próximo lunes y en Secundaria lo hará el día 17. Las editoras mantienen abierto el proceso administrativo de homologación de sus respectivos libros, mientras colectivamente buscan un acuerdo con la conselleria sobre el modelo lingüístico a seguir en los volúmenes, que es el caballo de batalla en este conflicto. Hasta ahora, tras varios meses de conversaciones, no ha sido posible el entendimiento en este punto, pero la Associació d´Editors del País Valencià (AEPV) no pierde la esperanza y confía en que este pueda producirse en los próximos días. Así lo explicó ayer a este diario el vicepresidente de la entidad Manel Romero.

Donde no parece haber problemas, según las informaciones de los editores, es en el contenido de los libros de valenciano, un punto que se presentaba caliente tras el decreto del Consell sobre el currículo de la asignatura Valenciano. Lengua y literatura. Este, según afirmó el vicepresidente de los editores, funcionará como decreto de mínimos, de forma que todos los materiales tendrán que incluir referencias a una serie de autores valencianos para cada época. No obstante, el compromiso alcanzado con la administración educativa permite que se puedan incluir otros escritores no nacidos en la Comunidad para favorecer una mejor comprensión de la historia de la literatura.

Las discrepancias radican ahora en el valenciano empleado en los libros de texto. Según ha podido saber este diario, la conselleria de Educación pretende imponer el uso de lo que se ha dado en llamar soluciones "genuinas" valencianas, en detrimento de formas más extendidas en todo el dominio lingüístico. La filosofía de los editores, por contra, es que los usuarios de la lengua -también los autores de libros de texto- son libres de utilizar el modelo lingüístico que crean oportuno, siempre que sea correcto.

El segundo acuerdo normativo de la Acadèmia Valenciana de la Llengua avala que "cada variedad de uso no puede representar ni sustituir en exclusiva el conjunto de expresiones de la lengua".

Romero insistió ayer, no obstante, en que la reivindicación de la AEPV es que se elimine cuanto antes la homologación de libros de texto, que ya no aparece en el proyecto de ley de Calidad de la Enseñanza. La conselleria, por su parte, no ofreció ayer ningún comentario sobre el proceso de aprobación de los materiales para este curso.