Levante, 16.07.2002

Un grupo de la AVL quiere censurar la conducta de Figueres en la RAE

A. G., Valencia

El próximo pleno de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL), que se celebrará el día 23 de este mes, no incluirá en su orden del día ninguna propuesta de actuación contra la presidenta del ente, Ascensión Figueres, por sacar a debate ante el director de la Real Academia Española (RAE) la posibilidad de modificar la definición de valenciano sin que el pleno de la AVL se hubiera pronunciado sobre ello.

No obstante, el sector de la institución que ha criticado esta conducta confía en que el asunto se ponga sobre la mesa durante la lectura del informe de la dirección. Después de escuchar los planteamientos de Figueres y de los académicos que quieran dar su opinión, no se descarta que se pueda presentar alguna iniciativa formal, que quedaría para una sesión posterior.

La presidenta también tendrá que exponer, con toda probabilidad, la respuesta que propone para el grupo de traductores y asesores lingüísticos de la Generalitat que han solicitado el amparo de la institución ante las directrices lingüísticas que, según ha denunciado, ha impuesto la Generalitat y que excluyen el uso de algunos términos, como el demostrativo «aquest», el sustantivo «servei».

La Acadèmia variará la tradición de reunirse en pleno los lunes para hacerlo esta vez un martes. La razón es que se ha querido hacer coincidir la fecha con el primer aniversario de la constitución de la institución. El acto tuvo lugar entonces en el Palau de la Generalitat bajo la presidencia de Zaplana.