El País, 05.03.2002

 

La Acadèmia fija sus trabajos en gramática y léxico a la espera de redactar una normativa práctica


EL PAÍS | Valencia

El pleno de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) sirvió ayer para repasar el trabajo realizado por las distintas secciones encaminado a la elaboración de un amplio corpus que abarque todas las disciplinas. No obstante, el propósito de numerosos académicos, entre ellos los miembros del Institut Interuniversitari de Filologia Valenciana, de redactar y ofrecer una normativa sucinta y práctica no fue abordado en la reunión. Presumiblemente, esta iniciativa tendente a proporcionar un documento basado en las Normas de 1932, en el valenciano que, por ejemplo, utiliza el Diari Oficial de la Generalitat, con el fin de facilitar la unificación y uso de la lengua sobre todo en ámbitos donde aún se utiliza la norma secesionista, se tratará en el próximo pleno del organismo, previsto para el día 25 de marzo.

Mientras tanto, las diferentes secciones presentaron las prioridades de su tarea. En la sección de Gramática se ha iniciado el estudio de un primer capítulo de la Gramàtica Valenciana referido al alfabeto, las sílabas y los diptongos. Al mismo tiempo se redactará una Proposta d'estandard oral. La sección de Lexicografia ha dado prioridad a la elaboración del Diccionario Normatiu Valencià. Por su parte, la sección de Onomástica debe empezar la confección del Corpus Toponímic Valencià. La prioridad de la sección de Foment d'Ús del Valencià se ha marcado el objetivo de analizar todas las encuestas y los trabajos sociolingüísticos sobre la situación del valenciano. La sección de Assessorament Lingüístic tiene como prioridad la observación de neologismos y la elaboración de un cuaderno de orientación para la traducción.

De momento, la idea inicial de que la mayor parte de los funcionarios pertenecientes a la dirección general de Política Lingüística dependan orgánicamente de la Acadèmia no ha fructificado por unos problemas de índole administrativa y reglamentaria, aunque el propósito es subsanarlos. No en vano, este departamento ha desarrollado y posee gran parte del material sobre el que está trabajando la Acadèmia. Además, sus funcionarios tienen una importante experiencia que es reclamada por numerosos académicos. Se considera absurda la duplicación de muchas de las funciones.