Legislació lingüística - cdlpv

El nom i l'ús als parlaments: València, Madrid i Europa

Levante, 04.12.2004

Pons: «Prevalecer la ciencia sobre la democracia es un camino peligroso»

Cree que alguien usa a los académicos para lograr la unidad de la lengua

J. Ruiz, Valencia

El portavoz del Consell, Esteban González Pons, mostró ayer de nuevo su rechazo a que la Acadèmia Valenciana de la Llengua se pronuncie sobre la denominación de la lengua y bajo el argumento que el conflicto no es filológico sino político advirtió que «prevalecer la ciencia sobre la democracia es un camino muy peligroso». Pons se pronunció en estos términos a preguntas de los periodistas sobre la escisión en el seno del organismo lingüístico. El conseller insistió en que la AVL no tiene capacidad para modificar el Estatuto de Autonomía , por lo que un hipotético pronunciamiento en el pleno del próximo 22 de diciembre a favor de la doble denominación —valenciano/catalán— carecería de valor jurídico. «El Consell no es quién para impedir que nadie opine y que nadie debata», dijo. Y acto seguido advirtió: «Una cosa es debatir y otra tener capacidad jurídica de decidir». El también conseller de Relaciones Institucionales, negó presiones hacía los académicos por parte del Consell, pero dijo que hay «alguien que está intentado conseguir la unidad de la lengua, el cambio del nombre del valenciano y que doble la rodilla el pueblo valenciano cuanto antes». Y, añadió, «si hay que utilizar a los académicos de la AVL, al Gobierno central y al Congreso de los Diputados se utilizan».

Al margen del conflicto abierto en la AVL, el pleno del Consell tomó ayer su primera medida en firme para tratar de impedir que el memorándum sobre las lenguas llegue a la UE en su redacción actual. El Ejecutivo aprobó remitir al Gobierno estatal y al secretario general para la Unión Europea del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, Javier Solana, dos requerimientos por los que insta a ambos a «cesar cualquier actuación que vulnere la legalidad vigente sobre el idioma valenciano».

De un lado, se pide al Ejecutivo central que no presente a los ministros de Asuntos Exteriores europeos el próximo día 13 el borrador de memorándum porque, en él no aparece«ni la más mínima referencia al valenciano», o que, si finalmentelo entrega, «lo haga de acuerdo con el Estatuto de Autonomía de la Comunidad». De otro, se insta a Solana a que anule el certificado que se adjuntó a las la traducciones de la Constitución Europea. El Consell aduce que en el documento se hace «un juicio de valor respecto a nuestra lengua y por el cual se han iniciado políticamente las actuaciones conducentes al cambio del nombre estatutario de nuestra lengua». El Gobierno tendrá un plazo de 10 días para rectificar. De no ser así, el Consell iniciará la vía judicial.

Levante, 24.11.2004

EU pone a prueba la defensa del valenciano del PP con 89 enmiendas de apoyo al idioma

Esquerra Unida quiere dar rango de ley a la Declaración de Ares a través de los presupuestos

J. G. G., Valencia

El grupo de Esquerra Unida en las Cortes aprovechará los Presupuestos de la Generalitat de 2005 para intentar dar rango de ley a la declaración de Ares del Maestre, el compromiso asumido el 1 de octubre de 2003 con toda solemnidad por el Consell en la localidad en la que Jaume I inició la conquista de las tierras valencianas de establecer la prioridad de la lengua propia en la Administración. La declaración, que provocó el rechazo público de cargos populares, ha quedado en mera declaración de intenciones.

Los diputados de EU Ramón Cardona y Dolors Pérez dieron ayer a conocer en rueda de prensa las 89 enmiendas que han presentado a las cuentas para dar un salto adelante en el fomento del valenciano. Es la primera vez que un grupo plantea una batería tan amplia de propuestas para ampliar la dotación de apoyo a la lengua propia. La aprobación, enfatizó Cardona, será «la prueba de toque» de la supuesta defensa del PP del idioma valenciano que sus dirigentes, lamentó, «hacen siempre en castellano». Según dijo, los populares han montado una «bronca» con la lengua propia «para esconder las propias miserias internas y sus gravísimas diferencias».

EU acepta «catalanovalenciano»

Dolors Pérez dijo no entender cómo el presidente Francisco Camps «es capaz de jurar en Els Furs [en su toma de posesión] y luego olvidarse de su promesa de fomento del valenciano». También avanzó que, «si se trata de que no haya más peleas» en torno al idioma, EU acepta la denominación de «catalanovalenciana».

Las enmiendas, mediante las que se denuncia que hasta el nombre de la Acadèmia Valenciana de la Llengua está traducido al castellano, recogen partidas como la de 200.000 euros para financiar actividades que difundan el conocimiento de «nuestro sistema lingüístico», la elipsis que utiliza la AVL para evitar aludir al catalán, además de «la valoración y reconocimiento de las diversas formas de hablarlo y la constatación de su riqueza». En este punto incluye asimismo como objetivos de la AVL el que se «invite a personalidades relevantes de todo nuestro sistema lingüístico para dar a conocer el mismo y valorar las diferentes formas de hablarlo». La misma cantidad se destina a la difusión del conocimiento público de las personas que han hecho del valenciano elemento clave de su obra, así como el homenaje a los que han trabajado por su recuperación en los últimos 50 años, entre los que Cardona citó a Ovidi Montllor, Isabel Clara-Simó y Raimon. EU propone la introducción del requisito lingüístico para el acceso a la Administración, no sólo en las oposiciones docentes, así como la puesta en marcha de medidas que garanticen el cumplimiento de la Llei d'Ús i Ensenyament para que los alumnos que concluyan el sistema educativo dominen por igual valenciano y castellano.

Consigna 180.000 euros para las Trobades d'Escoles en Valencià y otros 600.000 para cursos intensivos destinados al aprendizaje del idioma por los inmigrantes. También se reclama que la producción propia de RTVV sea en valenciano y que entidades como Teatres y los Institutos de la Música y Cinematografía tengan producción en esta lengua. Tampoco olvida el fomento de las publicaciones en valenciano, la producción editorial y los medios de comunicación.

Ramón Cardona dijo que, frente a las proclamas de defensa de la lengua, el PP «ha entrado en una vía de desprecio tremendo a la gente que habla valenciano» y afirmó que los valencianohablantes «estamos siendo extremadamente atacados de una forma injusta».

Europa Press, 23.11.2004

El Congrés, amb la protesta del PP, admet la identificació entre català i valencià, com demanava ERC

El PP encarrega un informe jurídic perquè considera que vulnera l'Estatut valencià i recorda que pot anar als tribunals

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

Tots els grups parlamentaris, excepte el PP, han recolzat hui durant la reunió de la Junta de Portaveus un escrit d'ERC en què es reclama que la Cambra Baixa admeta la identificació entre català i valencià, una decisió que haurà de ser ratificada la setmana que ve per la Mesa del Congrés. Els republicans van elogiar el "canvi d'opinió" del PSOE en esta matèria, mentre que el PP ho va atribuir a una cessió del PSOE al "xantatge" del líder d'ERC, Josep-Lluís Carod-Rovira.

Des del mes de juny passat la Mesa del Congrés ha vingut rebutjant preguntes parlamentàries del diputat d'ERC, Agustí Cerdà, en què s'identificava les dos llengües cooficials. En vista d'esta situació, el parlamentari valencià va presentar un recurs demanant a l'òrgan de Govern de la Cambra que reconsiderara la seua posició, però també va ser rebutjat.

Els republicans, que havien amenaçat de portar l'assumpte al Constitucional, van optar tot i això per plantejar un nou recurs i este sí va rebre l'aval de la Junta de Portaveus, en què només el PP es va pronunciar en contra. Esta qüestió tornarà dimarts que ve a la Mesa del Congrés, que haurà de prendre una decisió definitiva a este respecte una vegada sentida l'opinió de la Junta de Portaveus.

ERC recordava en el seu recurs que una sentència del Constitucional reconeix "la plena validesa de la utilització del terme llengua catalana per a denominar la llengua pròpia del País Valencià". A més agregava que des del punt de vista científic i lingüístic es parla de "la varietat de la llengua catalana parlada a la Comunitat valenciana".

És més, ERC es queixava que la Mesa del Congrés, "basant-se en una discrepància política i no jurídica", en vetar les preguntes de Cerdà, estava "vulnerant el dret a la informació d'un parlamentari que recull la Constitució. "Considere l'actuació de la Mesa una vulneració del dret d'informació i, per això, motiu de sol·licitud d'empara davant el Tribunal Constitucional", advertia el diputat.

Per tot això, els republicans sol·licitaven a la Mesa que admetera les seues preguntes i que, d'ara endavant, es tinguera en compte la "interpretació del Constitucional en relació amb la validesa de denominació llengua catalana en referir-se a la llengua pròpia del País Valencià" perquè s'admeten els escrits presentats al Congrés.

ERC, satisfeta pel "canvi d'opinió" del PSOE

El portaveu d'ERC al Congrés, Joan Tardà, va expressar la seua "satisfacció" pel "canvi d'opinió" del PSOE i va afegir que "no tenia sentit mantindre's entestat a no acceptar la unitat lingüística de la llengua catalana. Esta decisió, va dir, demostra que en este àmbit "les coses van mitjanament bé".

Tardà va aprofitar per a recalcar que una de les pretensions d'ERC en esta legislatura és aconseguir "d'una vegada per totes un Estat plurilingüe" i que la seua formació farà d'este assumpte un "tema central" en els pròxims quatre anys.

PP: "claudiquen" davant Carod-Rovira

Per part seua, el vicepresident quart del Congrés, el popular Ignacio Gil Lázaro, diputat per València, va subratllar que el canvi de criteri del PSOE suposa l'"oficialització de la vergonyosa claudicació del Grup Socialista davant el xantatge de Carod-Rovira" i una "agressió a l'ordenament jurídic vigent", és a dir, a l'Estatut de la Comunitat Valenciana que establix el valencià com a llengua oficial.

En declaracions a Europa Press, Gil Lázaro va recordar que inicialment els representants del PSOE en la Mesa del Congrés havien rebutjat el recurs d'ERC i va denunciar que han canviat d'opinió arran de l'"amenaça" llançada per Carod-Rovira després que el Govern lliurara a la Unió Europea una versió de la Constitució comunitària en valencià.

El diputat del PP va posar èmfasi que el pronunciament de la Junta de Portaveus "no és vinculant" per a la Mesa, que haurà de prendre una decisió definitiva sobre el assumpte la setmana que ve. En vista d'uesta cita, els populars han sol·licitat l'elaboració d'un informe jurídic, convençuts que la identificació de català i valencià conculca el "bloc de constitucionalitat".

Gil Lázaro va mostrar el seu desig que l'òrgan de Govern de la Cambra "siga coherent" amb la seua decisió original, però no va ocultar la seua por que els socialistes modifiquen el seu criteri el que, segons va dir, evidenciaria que l'Executiu de Zapatero és un "Govern que per un grapat de vots i per a aconseguir suports parlamentaris ha decidit incomplir la llei i cometre un acte antidemocràtic".

A més, el vicepresident quart de la Mesa va advertir que el PP se seguirà oposant a qualsevol intent d'identificació entre català i valencià i va recordar este assumpte pot concloure als tribunals.

El Punt, 21.11.2004

L'herència d'Abril i Brosseta

Francesc ferrer i gironès. Regidor independent per ERC

La controvèrsia actual és herència de la intolerància de gent com el ministre de la UCD Fernando Abril Martorell, que sostenia que el valencià es diferenciava almenys en un deu per cent del català

L'autor recorda les seves converses amb el ministre de la UCD Fernando Abril Martorell

Aquesta setmana s'ha parlat moltíssim de la nomenclatura d'una llengua que es parla a la Península ibèrica i que és originària del llatí vulgar. Pel que sembla uns en diuen català i altres valencià. Tots els científics del món, tots els acadèmics, tots els filòlegs, tots els catedràtics de romàniques, tots estan d'acord que és una mateixa llengua, i per anomenar-la han convingut a dir-ne catalana. Sembla que tot això és una qüestió d'avui quan en realitat fa temps i temps que aquest tema va començar. Tanmateix, en la meva vida política, quan em varen elegir per ser senador a Madrid, també em vaig trobar amb aquesta qüestió. Les misèries havien començat abans. Hi havia arguments per part de la dreta valenciana per anar en contra de la llengua catalana, que per ells significava anar en contra de la llengua valenciana.

El primer amb qui vaig parlar sobre el tema va ser amb un valencià il·lustre, Manuel Brosseta i Pont, catedràtic de dret mercantil, que aleshores era senador per València i secretari d'estat per a les Autonomies. En les llargues converses que hi vaig mantenir sempre en català perfecte, com si fos de l'Empordà, si és que el de l'Empordà és prou afinat, ell em deia que se n'havia de dir valencià per raons purament polítiques, perquè els professors que hi havia al País Valencià tots eren comunistes (es referia al PSAN) i a través del català s'introduiria el marxisme a les escoles, en conseqüència cal fer una nova gramàtica i professors nous.

L'altra raó que sempre em donava és que si no en deien valencià, es trobarien que tota la indústria editorial estaria a Barcelona, i ells mai no podrien editar res. Uns arguments prous intel·ligents per destruir una llengua moderna.

L'altra oportunitat que vaig tenir per parlar del mateix tema va ser amb el ministre de la UCD Fernando Abril Martorell, el qual feia de vicepresident del govern, i tenia molta autoritat. Ell va ser el que va coordinar els pactes de La Moncloa, i de fet va ser també el coordinador en l'elaboració de la Constitució. Per aquesta raó va ser el que va negociar amb Alfonso Guerra l'estatut d'autonomia de València.

Doncs bé, el dia 20 d'abril de 1982 veig venir tot rialler del Congrés de Diputats l'Abril Martorell, era tard del vespre, i l'eufòria era per haver signat l'acord amb els socialistes, sobre la llengua, la bandera i el nom del País Valencià. Tan content estava que només veure'm em va etzibar: «Enviarem l'Eliseu Climent d'ambaixador a les Malvines.» I com és natural vam parlar de la llengua.

D'entrada em diu Abril que el català i el valencià són iguals i potser tenen un 10% de diferència. Però com que ells són 3 milions d'habitants, no els podem pas menysprear com es va fer amb els mallorquins, confonent les gramàtiques amb els territoris. Davant d'una posició tan radical, jo vaig anar a salvar allò que fos possible. I vaig dir: «Home!, el nom no fa la cosa, però el que no podeu pretendre és fer una gramàtica nova. No podeu trencar amb les Normes de Castelló del 1932.»

Com un autèntic marxant indocumentat em va dir que a Castelló a l'any 32 se'ls havien rifat. Que a la Plana estaven molt cofois, però que allà no havia passat mai res d'important. Jo li replico i li dic: «Sí, però aquestes normes de Castelló estan sancionades per la Universitat», i em contesta: «La Universitat res, és el poble que ha de fer la llengua.»

Em projecta el futur i em diu: «Nosaltres hem de fer una Acadèmia. Aquesta Acadèmia cal que es dediqui al 10% de diferent que hi ha entre la llengua de València i la de Catalunya. Quan hagin passat uns 7 o 10 anys, l'Acadèmia i l'Institut, de tu a tu, d'igual a igual, cal que pactin i trobin les convergències que hi pugui haver.» N'han passat 22, d'anys, i només controvèrsies. Aquest és el reflex d'una situació que paguem ara i que està causada per la tolerància de l'Alfonso Guerra i la intolerància d'Abril Martorell.

¿Com pot ser que determinades qüestions puguin ésser decidides per polítics sense cap coneixement sobre allò? Però d'altra banda, has de pensar que ell sí que era molt savi sobre la llengua. Ell i Brosseta volien eliminar la llengua valenciana com a llengua de prestigi i de projecció universal. Volien eliminar la fortalesa de la llengua catalana i fent l'escissió del valencià afeblien el seu ús. La dreta valenciana ha abandonat el valencià socialment. No li interessa la llengua, perquè normalment parla en castellà. Abril Martorell i Brosseta, tots dos ara morts, ens varen deixar una herència hipotecada que encara paguem.

Levante, 21.11.2004

Figueres usó un informe jurídico para intentar evitar que la AVL avale la unidad linguística

El texto niega que la entidad pueda decidir el nombre oficial cuando el dictamen no entra en ello

A. G., Valencia

La presidenta de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL), Ascensió Figueres, ha hecho valer un informe encargado a los servicios jurídicos de la Generalitat para intentar abortar que la institución se pronuncie sobre la identidad del valenciano.

La ponencia de cuatro académico que desde junio ha elaborado un dictamen sobre la lengua tenía previsto en su calendario de trabajo entregarlo el pasado jueves, pero, unas horas antes, dos de ellos —Àngel V. Calpe y Ramón Ferrer, ambos designados por el PP— daban marcha atrás y anunciaban que no firmaban el texto, el cual ya había sido presentado a la junta de gobierno de la entidad (el pasado día 9) como un documento pactado y sobre el que incluso unos días después (el 12) había existido acuerdo pleno entre los cuatro ponentes para introducir algunos retoques de forma. Sin embargo, el contexto de conflicto político en torno a la lengua por la traducción de la Constitución Europea hacía mella en la comisión y el propio Calpe argumentaba su decisión en la posibilidad de que, en ese ambiente, el documento fuera «utilizado en contra de los intereses de los valencianos».

Así, según ha podido saber este diario, una vez que los dos citados académicos exponen de manera privada su cambio de actitud, la presidenta saca a relucir el mencionado informe jurídico —que obra en poder de algunos miembros de la AVL— para intentar que el dictamen quedara bloqueado y evitar estrategias encaminadas a lograr un pronunciamiento de la institución sobre esta cuestión. Figueres no tuvo éxito, ya que la tarde del miércoles, cuando el cambio de actitud era ya oficial, nueve académicos presentaban una petición formal, unida al texto del dictamen, para que en el pleno del próximo mes se debata y se vote. El documento —sobre el que hasta hace unos días existía acuerdo pleno— reconoce sin circunloquios la unidad de la lengua y propone el uso de las dos denominaciones del idioma (valenciano/catalán) en ámbitos donde no se pueda utilizar una sola.

El informe jurídico enarbolado por la presidenta, según los datos recabados por este diario, niega la autoridad de la Acadèmia para decidir sobre el nombre estatutario del idioma, algo que, según enfatizan propios académicos, no es el objetivo del dictamen. Este respeta la denominación oficial de «valenciano» y sólo propone la posibilidad de que puedan concurrir juntos en algunos ámbitos los que considera dos nombres nombres del idioma.

No obstante, para esquivar la afección del citado escrito jurídico, los firmantes de la petición de que el pleno se pronuncie sobre el dictamen han eludido que este se refiera al nombre de la lengua para hablar ahora de «la entidad del valenciano».

Mientras tanto, un portavoz autorizado de la AVL manifestó a este diario desconocer la existencia del informe jurídico. El encargo de este contrasta con las afirmaciones del pasado jueves de Figueres, en las que abogaba por continuar trabajando de cara a la elaboración de un documento sobre la identidad del valenciano. Para los académicos más optimistas, estas palabras marcarían una nueva actitud de Figueres. Los peor pensados las interpretan como un cambio de estrategia al no haber podido detener la iniciativa para que el dictamen pase al pleno.

La secretaria asume el documento sobre la entidad de la lengua

La secretaria de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL), Marisol González, ha presentado un escrito en la institución en el que manifiesta que suscribe el texto del dictamen sobre la entidad de la lengua que quedó bloqueado el pasado miércoles y se declara partidaria de que el pleno se pronuncie sobre este asunto. Asimismo, pide que «de ninguna manera» se interrumpa el proceso iniciado en junio con la creación de la ponencia encargada de elaborar el informe sobre la lengua. González informó de su actuación al ser preguntada el pasado viernes, durante la clausura del curso-homenaje a Germà Colón. La secretaria, que precisó que actuaba como una miembro más de la AVL, se adhiere parcialmente así a la iniciativa de nueve académicos, que han solicitado formalmente que el pleno de diciembre debata el citado documento, aunque ella no impone en su escrito ninguna fecha para pronunciarse. El texto, que estaba pactado por los cuatro ponentes y que avala la unidad lingüística, quedó bloqueado al negarse a última hora a firmarlo dos académicos designados por el PP.

El vicepresidente de la AVL, Josep Palomero, también manifestó desde Argentina que la lengua es la misma, pese a ser Cataluña y Valencia «dos países distintos».

Vilaweb, 19.11.2004

Satisfacció pel reconeixement de la unitat de la llengua a la UE entre els partits del País Valencià, tret del PP

La decisió adoptada ahir pel consell de la Unió Europea de considerar català i valencià una sola llengua ha estat rebuda amb satisfacció per la majoria de forces del País Valencià. El secretari general del PSPV-PSOE, Joan Ignasi Pla, qualifica de 'històric' que s'estigui treballant perquè el català s'usi a la UE, cosa que el 'PP no va fer durant els vuit anys al capdavant del govern espanyol'. Respecte a la denominació, Pla reclama que s'abandonin les 'topades estèrils' perquè el 'veritable problema' de la llengua no és el nom, 'sinó la presència massiva del castellà' en la vida quotidiana. Isaura Navarro, diputada d'Esquerra Unida, qualifica de 'pas important' el reconeixement de la unitat del català a la UE, tot i que considera 'inconvenient' el fet que el govern espanyol hagués presentat dues traduccions en la mateixa llengua de la Constitució europea. Pel Bloc, el reconeixment europeu els sembla 'perfecte', però han criticat que alguns partits del Principat usin el tema de la llengua 'sense conèixer la realitat valenciana'.

Sols el Partit Popular s'ha mostrat en contra de la declaració europea.

Levante, 19.11.2004

La UE tramita una sola traducción «a la lengua denominada valenciano» en la Comunidad Valenciana y «catalán» en Cataluña

González Pons niega que la UE certifique que catalán y valenciano son la misma lengua. Pasqual Maragall dice que «todos salen ganando» y que «el tema político está resuelto»

Levante-EMV/Agencias, Valencia/Barcelona/Bruselas

El secretario general del Consejo de Ministros de la Unión Europea, Javier Solana, dirigió ayer una carta a los ministros de Exteriores de los Veinticinco en la que les informa del depósito en los archivos del Consejo de las tres versiones lingüísticas del Tratado constitucional europeo realizadas en las lenguas cooficiales españolas. Solana indica que, además de la traducción al vasco y al gallego, figura «una traducción a la lengua denominada 'valenciano' en la comunidad autónoma de Valencia y 'catalán' en la comunidad autónoma de Cataluña, realizado por los servicios administrativos de ambas CC AA, puesto que el certificado del Gobierno que acompaña las traducciones indica que el texto valenciano y catalán son idénticos». Solana subraya que el certificado del Ejecutivo español que acompaña las traducciones «indica que el texto de la traducción que figura en los diferentes volúmenes transmitidos por la comunidad autónoma de Valencia (identificado por la sigla 'VA') es idéntico al texto que figura en los volúmenes correspondientes transmitidos por la comunidad autónoma de Cataluña (identificados por la sigla 'CA')».

Además, adjunta una carta del ministro español de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Angel Moratinos, en la que el Gobierno español manifiesta su deseo de que sean depositadas en los archivos del Consejo las traducciones del Tratado por el que se establece una Constitución para Europa «en las lenguas que gozan de estatuto de lengua oficial en España, además del castellano o español». Con la carta de Solana se remite a los Estados miembros las tres versiones lingüísticas del Tratado, «debidamente certificadas por el Gobierno español, sus anexos y protocolos, así como el Acta final y las declaraciones anexas, establecidas sobre la base del documento CIG 87/04 REV 1, que le remitió el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, el pasado 4 de noviembre pasado en su calidad de secretario General del Consejo».

El portavoz del Consell, Esteban González Pons, respondió negando que la Unión Europea «certifique que el catalán y el valenciano sean la misma lengua, tal y como anunció hoy por carta el secretario general del Consejo de Ministros de la UE, Javier Solana, a través de una agencia de noticias estatal». El conseller se refería al despacho de la agencia Efe cuyo titular [que hablaba de que la UE «certifica que catalán y valenciano son la misma lengua»], dijo, es «mentira». González Pons afirmó que los valencianos «hemos ganado la partida, ya que hoy por hoy hay una Constitución en Bruselas que está escrita en valenciano, mientras que no hay una Constitución escrita en catalán, con las normas que utiliza la Generalitat Catalana y que dicta el Institut d'Estudis Catalans».

Por su parte, el presidente de la Generalitat de Cataluña, Pasqual Maragall, afirmó que el documento «permite reconducir la situación» del catalán en Europa y es una salida en que «todos salen ganando». «El tema político está resuelto y bien resuelto», dijo, y añadió: «La verdad siempre resplandece» y «la tenacidad siempre paga». Sobre el hecho de que el conseller en cap, Josep Bargalló, pida ahora un gesto del Gobierno valorando la carta de Solana lo que puede llegar el próximo lunes, una vez pasado el Congreso del PP valenciano, según fuentes del Ejecutivo catalán, Maragall dijo que ese gesto ya existe: «Fue la tramitación del documento» al secretario general del consejo de ministros de la UE, Javier Solana, que éste ha reenviado ahora a los países de la UE.

Las Provincias, 19.11.2004

Nueve de los 21 académicos reclaman que la AVL apruebe el valenciano-catalán

El documento proclama en su punto seis la compatibilidad de una y otra denominación

Nueve de los 21 miembros de la Acadèmia Valenciana de la Llengua presentaron ayer, en el registro del ente normativo, un escrito por el que solicitan el debate y votación del texto que barajaba la ponencia sobre la denominación lingüística, y que proclama, en uno de sus puntos, la compatibilidad de los términos valenciano y catalán.

J. C. FERRIOL/ VALENCIA

Los miembros de la Acadèmia Valenciana de la Llengua que han venido impulsando que el ente normativo se pronuncie sobre la denominación del sistema lingüístico tomaron ayer la iniciativa.

Un día después de que dos de los cuatro miembros de la ponencia, que debía perfilar ese texto, se desmarcaran de los trabajos, un grupo de nueve académicos -Emili Casanova, Honorat Ros, Verónica Cantó, Josep Lluis Doménech, Antoni Ferrando, Rafael Alemany, Manuel Pérez Saldanya, Jordi Colomina y Pere María Orts- presentaron en el registro del ente normativo una solicitud para que la próxima sesión plenaria del ente normativo, prevista para el 22 de diciembre (el día del sorteo de la lotería) debate y someta a votación el documento sobre la denominación lingüística.

Ese documento, que había venido trabajándose durante los últimos meses, establecía la denominación "valenciano-catalán" como referencia para el sistema lingüístico al que pertenecen una y otra lengua. O eso era lo previsto. Porque el documento definitivo, en su punto número seis, proclama textualmente: "la denominación valenciano o lengua valenciana no es incompatible con la de catalán o lengua catalana". La aseveración, que en la práctica constituye un reconocimiento evidente de la unidad de la lengua, pasa por ser el principal escollo, además del debate sobre los plazos para presentar el acuerdo, que ha impedido que el ente normativo se pronunciara sobre este asunto.

Votación

O al menos lo había impedido hasta ahora. Porque la propuesta presentada ayer por los nueve académicos se incluye en el reglamento de la institución como una de las posibilidades previstas para someter a debate un asunto. De hecho, si un grupo de al menos un tercio de los académicos (7) presenta esa solicitud, el pleno se ve obligada a incluirla en el siguiente orden del día.

La firma de nueve de los ventiún miembros de la institución que preside Ascensió Figueres no supone, ni mucho menos, que los partidarios de aprobar esta resolución estén en minoría. De hecho, se da por seguro que al menos otros tres miembros del ente académico -Josep Messeguer, Albert Hauff y Josep Palomero- respaldarán esa propuesta.

No obstante, lo que sí que parece seguro es que de someterse a votación y aprobarse el texto que avala la denominación valenciano-catalán, el apoyo que concitaría en el ente normativo estaría muy lejos de la práctica unanimidad con la que la institución normativa ha logrado sacar adelante algunos de sus principales acuerdos. Ese hecho, el de aprobar un documento sin que más de dos tercios de los académicos lo respaldaran ofrecería el mejor testimonio de la división que habría provocado este documento -precisamente uno de los argumentos utilizados por dos de los miembros de la ponencia -Ramón Ferrer y Angel Calpe- para rechazar la aprobación del documento.

Los nueve académicos que han suscrito el documento con el que se solicita que la AVL debata y vote el documento pertenecen al entorno de la sensibilidad lingüística que avala las tesis de la Universidad. De hecho, son los miembros de la AVL más cercanos a las tesis que avalan el carácter diferenciado del valenciano los que han venido rechazando hasta la fecha el documento que se pretende someter a votación en la próxima sesión plenaria de la institución.

Levante, 19.11.2004

Camps insiste en marcar el camino a la entidad y el IIFV subraya la pérdida de credibilidad

A. G./J. R., Valencia

Las suspicacias sobre las posibilidades de éxito de una institución, la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL), que nació de un pacto político y cuya composición la deciden los partidos volvieron a reaparecer con fuerza ayer. La razón es el fracaso de la ponencia que debía emitir un dictamen sobre el nombre de la lengua. El fiasco se escenificó el pasado miércoles, cuando dos de los ponentes —académicos designados por el PP— decidieron no firmar el texto pactado sólo unos días antes. Este, como publicó ayer este diario, respeta el nombre estatutario de «valenciano», pero legitima el de «valenciano/catalán» para el ámbito exterior. Además, admite sin circunloquios que se trata de la misma lengua que el catalán, aunque precisa el énfasis de la AVL de velar por los particularismos valencianos.

La ponencia no se ha disuelto formalmente, aunque se da por extinguida. El documento aún puede ser aprobado, ya que diez académicos —se espera que se adhieran algunos más— firmaron el miércoles una petición para que el texto sea debatido en el pleno del 22 de diciembre. Consideran que el asunto, tras más de tres años de existencia de la AVL, no puede ser postergado de nuevo. Mientras en los círculos próximos a la presidenta, Ascensió Figueres, se insistía en recuperar el consenso, este sector daba por irrecuperable la ponencia.

Pese a esta situación de tensión —que un grupo de miembros achaca a las presiones de Presidencia de la Generalitat—, Francisco Camps insistió ayer en que estaba seguro de que los académicos «saben perfectamente» que han de defender la Constitución, el Estatuto y la ley de creación del organismo, donde se «dice claramente que el valenciano es la lengua de los valencianos». Con sus palabras, dejaba meridianamente claro qué es lo que espera del organismo lingüístico y ello, a pesar, de las críticas recibidas por la supuesta injerencia del Gobierno en la institución.

Camps aseguró el «respecto» que «como presidente de la Generalitat y ciudadano» posee hacia la AVL. Y recordó que el artículo 7 de la ley de creación afirma que esta «tiene la responsabilidad de la defensa de la denominación, de su identidad como lengua y de su desarrollo a lo largo de los años». Momentos antes, había reiterado su rechazo a la doble denominación (valenciano/catalán) porque, dijo, «no tiene sentido».

Al respecto, Figueres (PP) negó ayer que haya habido presiones, aunque sí «conversaciones» con el fin, dijo, de tener «más tiempo», ya que «el texto no había acabado de convencer a algunos académicos». Pidió que se deje trabajar a la AVL y aseguró que el ambiente es bueno.

EU, una formación que criticó el proceso de creación de la AVL, acusó por boca de Joan Ribó al PP de «dinamitar y desprestigiar» a la entidad al estar acabando con su «escasa credibilidad». En la misma línea, el PSPV acusó a Camps de presionar «para que la Acadèmia no haga su labor».

El director general del Institut Interuniversitari de Filologia (IIFV), Joan Ponsoda, expresó que esta entidad «nunca ha acabado de fiarse de la AVL», de la que dijo: «Es una institución política con poca credibilidad en estos momentos». Tras el fracaso del dictamen, afirmó que «es más difícil que nunca» confiar en sus resultados. Expresó además el rechazo al «valenciano/catalán».

EFE, 18.11.2004

La UE certifica que catalán y valenciano son la misma lengua

Bruselas, 18 nov (EFE)

El Consejo de la Unión Europea ha comunicado oficialmente a todos los gobiernos de la UE el depósito de "las tres versiones lingüísticas" de la Constitución europea realizadas en las lenguas cooficiales reconocidas en España, según supo hoy EFE de fuentes comunitarias.

En una nota dirigida a cada uno de los ministros europeos, el secretario general del Consejo, Javier Solana, informa de la entrega y archivo de las traducciones y da cuenta de un certificado adjunto según el cual dos de las traducciones son "idénticas".

Las "tres" versiones lingüísticas enumeradas en la nota corresponden a la traducción "en vasco", la traducción "en gallego" y la traducción "en la lengua denominada 'valenciano' en la Comunidad autónoma de Valencia y 'catalán' en la Comunidad autónoma de Cataluña".

Respecto a esta última traducción, el secretario general del Consejo de la UE advierte que "el certificado que acompaña las traducciones indica que el texto de la traducción que figura en los diferentes volúmenes transmitidos por la Comunidad de Valencia (sigla VA) es idéntico al texto que figura en los volúmenes transmitidos por la Comunidad de Cataluña (identificados por la sigla CAT)".

La nota respeta las denominaciones de 'valenciano' y 'catalán' como expresiones de un mismo idioma.

Solana adjunta igualmente una carta del ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, a sus veinticuatro colegas de la UE, en la que manifiesta el deseo del Gobierno español de que sean custodiadas en los archivos del Consejo las traducciones "a las lenguas que gozan de un estatuto de lengua oficial en España, aparte del castellano o español" conforme a las disposiciones de la propia Constitución.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, hizo entrega personalmente a Solana, como máximo responsable del Consejo de ministros de la UE, de cuatro ejemplares del futuro Tratado constitucional traducidos a las lenguas vernáculas, durante un breve acto que tuvo lugar el pasado 4 de noviembre en Bruselas, antes de la reunión trimestral de los líderes comunitarios.

La iniciativa se inscribe dentro de las gestiones que hace el Gobierno español para obtener, por vez primera, el reconocimiento de las lenguas cooficiales españolas en la UE.

Levante, 18.11.2004

El Gobierno llevará el nombre «català/valencià» a la UE basándose en la AVL para zanjar el conflicto

El PP advierte a Zapatero que intentar «imponer la unidad lingüística violando la ley es prevaricación»

Los integrantes de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) andan estos días enfrascados en el dictamen sobre el nombre de la lengua, uno de los deberes más importantes en el quehacer del organismo que nació en 2001 fruto de un pacto político. A poco que se descuiden los académicos, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero les ganará la mano en el bautismo oficial inédito de la lengua con la doble denominación «català/valencià».

F. Arabí, Valencia

La intención del Ejecutivo central es incluir en el memorándum que sobre la reforma del régimen lingüístico europeo se presentará ante la UE sólo tres lenguas cooficiales (gallego, euskera y catalán/valenciano) en España, además del castellano. Y esa solución —que coincide, en esencia, con la explicación de Carod-Rovira de su pacto con Zapatero— se adoptará «sobre la base de un dictamen de la Acadèmia Valenciana de la Llengua». según transmitió ayer el secretario de Estado para Asuntos Europeos, Alberto Navarro, a los eurodiputados españoles del PP durante una reunión en Estrasburgo. El valenciano José Manuel García-Margallo informó del contenido de la reunión, en la que Navarro no les comunicó que el Gobierno ha retrasado la entrega del informe hasta el 13 de diciembre. Será Moratinos quien lo lleve a la reunión de ministros de Asuntos Exteriores previa a la cumbre de jefes de Estado.

El dictamen de la AVL al que aludió el secretario de Estado no es otro que el que ayer debía haber sido presentado en el registro de la AVL para su tramitación pero que está bloqueado al negarse a firmarlo dos de los académicos ponentes, nombrados a propuesta del PP. En ese informe de la AVL, ya avalado por la junta de gobierno de la entidad, se deja constancia de la unidad de la lengua, a la vez que se defiende la doble denominación fuera de España. Navarro explicó a los presentes que la decisión era una «solución satisfactoria para todos». García-Margallo le replicó que para todos no: «He dicho que ni el Consell ni el Partido Popular estamos en absoluto de acuerdo con que se elimine el valenciano».

«Imposible coincidencia»

El eurodiputado del PP advirtió ayer que el presidente Rodríguez Zapatero podría «incurrir en delito con su intento de imponer la unidad lingüística que le reclaman sus socios de ERC». Argumentó que es «metafísicamente imposible» que dos traducciones de una lengua a otra sean «idénticas».

«Si las versiones de la Constitución al valenciano y al catalán han coincidido es porque ha habido malicia, intencionalidad para que así sea», agregó, para advertir que con ese acto «se violan leyes, dos Estatutos y la Constitución». Se hace de forma «arbitraria y a sabiendas». «Y esa actuación por parte de funcionario o representante del Estado es un delito y se llama prevaricación», concluyó el eurodiputado.

Levante, 18.11.2004

El PP bloquea el dictamen de la ponencia de la AVL que avala la unidad lingüística

Dos académicos designados por los populares se niegan a última hora a firmar el texto pactado

A. G., Valencia

La independencia de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) vuelve a estar en entredicho. El calendario para la tramitación del dictamen sobre el nombre de la lengua establecía que el texto fuera registrado hoy en la institución, pero Àngel V. Calpe y Ramón Ferrer, dos de los cuatro integrantes de la ponencia que recibió en junio el encargo del pleno de elaborar este documento, comunicaron ayer en la sección de Lexicografía que no firmaban el escrito, lo que impedía la tramitación prevista. Ambos forman parte de la AVL por designación del PP y son también miembros de la Real Acadèmia de Cultura Valenciana (RACV), institución que se opone a la unidad lingüística.

Lo llamativo de la situación es que el documento fue presentado el pasado día 9 a la junta de gobierno de la Acadèmia como un informe pactado y de consenso entre los cuatro miembros de la comisión (Rafael Alemany y Manuel Pérez Saldanya, integrantes del Institut Interuniversitari de Filologia Valenciana —IIFV—, son los otros dos). Incluso, después de ello y tras enseñar el texto a algunos académicos, los ponentes celebraron una reunión el último viernes en Benidorm en la que cerraron la redacción definitiva. Hasta ese momento, no había problema. Ha sido luego cuando Calpe y Ferrer han mudado su idea.

Calpe, en declaraciones a Levante-EMV, argumentó ayer que «las condiciones del texto se han visto distorsionadas por la realidad de las últimas semanas», en referencia al conflicto por la traducción de la Constitución Europea. Estas circunstancias, agregó, invitan a que el documento «pueda ser manipulado y utilizado contra los intereses de los valencianos».

La presentación del dictamen a la junta de gobierno ilustra la manera de funcionar de la AVL. Para evitar filtraciones, el documento no se entregó, sino que se leyó en voz alta e incluso se prohibió tomar notas. El informe, según comentan académicos, evita los circunloquios de la ley de creación de la AVL y, respetando el nombre estatutario de «valenciano», «deja claro» que se trata de la misma lengua que el catalán, aunque precisa que la Acadèmia ha de velar por los particularismos valencianos. Asimismo, legitima el uso de la doble denominación (valenciano/catalán) en el ámbito exterior.

Pese a que ningún académico tiene copia, la convicción entre muchos es que una sí que ha llegado a Presidencia de la Generalitat, que ya habría expresado su rechazo total. Ello daría sentido a las palabras de Francisco Camps el día 10, cuando al ser preguntado por periodistas dijo tajante que la AVL no debía pronunciarse sobre la entidad del idioma.

A falta de dictamen, y tras más de 5 horas de reunión, diez académicos registraron ayer una petición formal unida al texto pactado para que el pleno lo debata y se pronuncie el 22 de diciembre.

Levante, 17.11.2004

Sevilla dice que la AVL admite la unidad lingüística y Figueres lo niega al instante

Font de Mora y Pons acusan al ministro y a De la Vega de pronunciarse para cumplir el ultimátum de ERC. Rajoy ve «absurda» la discusión pues «se zanjó hace veinte años»

A. G./Agencias, Valencia/Madrid

El ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, levantó ayer tarde una cascada de declaraciones en el PP con una breve pero aclaradora manifestación sobre la inagotable cuestión del valenciano y el catalán. Aseguró que en su casa se habla valenciano, que el Estatuto de la Comunidad dice que la lengua que se habla es el valenciano, y que la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) dice que el idioma «forma parte de la misma unidad lingüística de la lengua que reconocen los Estatutos de Cataluña y las Islas Baleares».

Como dijo «unidad lingüística» y no «sistema lingüístico», la bronca ya estaba montada. Sólo unos minutos después de que los despachos de agencia escupieran la escueta declaración del ministro en el Fórum Nueva Economía de Madrid, respondía la presidenta de la AVL, Ascensió Figueres. Afirmaba que esta institución «nunca ha reconocido la unidad de la lengua» —en el sentido de que expresamente nunca se ha pronunciado sobre ello— y se ceñía a lo expuesto en el preámbulo de la ley de creación de la entidad. Este dice que el valenciano «forma parte del sistema lingüístico que los correspondientes Estatutos de Autonomía de los territorios hispánicos de la antigua corona de Aragón reconocen como lengua propia». O sea, habla de sistema y no de unidad lingüística.

Al instante, apareció el conseller de Cultura, Alejandro Font de Mora, siempre de verbo ingenioso. Acusó a Sevilla de «ministro felón que actúa de lacayo de Carod Rovira». Lo dijo porque el líder de ERC ha dado de plazo al Gobierno hasta la entrada de los presupuestos del Estado en el Senado (alrededor del día 22) para que un miembro del Ejecutivo realice una declaración formal de reconocimiento de la unidad de la lengua. Font de Mora agregó que las palabras de Sevilla «son una absoluta falsedad y demuestran una vez más el estilo rastrero de un gobierno dispuesto a insultar al pueblo valenciano hasta sus últimas consecuencias».Y casi simultáneamente, el portavoz del Consell, Esteban González Pons, tomaba la palabra. «Se consuma —dijo— la infamia del Gobierno y parece mentira que sean dos valencianos, y no se si digo bien valencianos porque nacieron en Valencia, los que cedan a las presiones y coacciones de Carod». El palo (dialéctico) iba dirigido también a Teresa Fernández de la Vega.

En sólo unas horas, las manifestaciones del presidente del PP, Mariano Rajoy, sobre el conflicto habían quedado obsoletas. Este consideró «absurdo» que el catalán y el valenciano estén provocando debates, polémicas y discusiones, e incluso estén condicionando la aprobación de los presupuestos, cuando es un asunto «que ya se zanjó hace más de veinte años».

Recordó que en Cataluña se aprobó un Estatuto «que dice que la lengua oficial allí es el catalán», mientras que en Valencia también se aprobó otro «en el que se dice que el valenciano es la lengua oficial». Lo dijo en Vitoria, donde vio cumplido supuesto el compromiso con Carod tras las declaraciones de la vicepresidenta, Fernández de la Vega, en TVE. La ministra, nacida en Valencia y que ha vivido en Barcelona, fue bastante confusa. «La verdad es que he oído hablar en valenciano y catalán a mi familia durante mucho tiempo y no digo que sean exactamente iguales, pero son muy parecidos», dijo.

El Periódico, 11.11.2004

Marín exclou l'ús de llengües cooficials al Congrés

No aprecia consens per incloure l'opció en el nou reglament

El president del Congrés, Manuel Marín, va entregar ahir als portaveus dels partits que formen part del grup de treball per a la reforma del reglament un text que exclou, si més no de moment, la regulació de l'ús de les llengües cooficials a la Cambra baixa. Marín precisa que "hi ha diferències substancials" entre els diferents grups i "no sembla factible abordar una reforma d'aquesta envergadura sense l'especial grau de consens que la matèria demana".

AL SENAT

Marín ha manifestat reiteradament que, en la seva opinió, l'ús del català i de la resta de llengües cooficials s'ha de remetre al Senat, en la seva condició de cambra territorial. Malgrat això, ha permès que en el ple els diputats d'ERC formulin algunes preguntes sense exigir-ne la traducció, per considerar que eren comprensibles.

Els grups nacionalistes que reivindiquen l'ús de les llengües cooficials (català, euskera i gallec) al Congrés, als quals s'ha afegit IU-ICV, van mostrar ahir el seu disgust per la decisió del president d'excloure aquesta reivindicació del debat sobre la reforma reglamentària.

Marín també ha deixat en suspens la discussió sobre la conformació dels grups i l'exigència del PP de poder formular interpel.lacions al president del Govern.

El País, 06.11.2004

LA CONSTITUCIÓN EUROPEA

TRIBUNA: PASQUAL MARAGALL

En defensa del rigor lingüístico

Pasqual Maragall es presidente de la Generalitat de Cataluña.

La Comunidad Valenciana ha solicitado del Gobierno español la presentación, en Europa, de una traducción valenciana de la Constitución Europea, aparte de la catalana, aún a sabiendas de que la Generalitat catalana acepta como propia la versión de Generalitat valenciana.

El Gobierno español ha aceptado la petición de la Comunidad Valenciana y ha presentado cinco traducciones en Bruselas: La castellana, la vasca, la gallega, la catalana y la valenciana, siendo las dos últimas idénticas. Si no lo remediamos con sentido común y rigor lingüístico, a partir de ahora, en Europa, habría siempre cinco idiomas españoles, aunque dos de ellos sean el mismo.

El "independentismo" lingüístico valenciano es una opción respetable, como todos los independentismos y todas las ideologías, pero rompe por causas políticas de corto vuelo con una tradición científicamente sólida de unidad de la lengua.

Podemos preguntarnos: ¿Qué deben hacer ahora las Illes Balears: Declarar el balear lengua independiente? Habría que cambiar su Estatuto. Y lo cierto es que el catalán-balear es tan distinto y tan parecido al catalán de la Catalunya estricta como el catalán-valenciano.

¿Es el andaluz una lengua distinta al castellano? Entre el castellano de Sevilla y el que hablan por ejemplo los leoneses, los vascos o los cántabros hay una diferencia sensiblemente mayor a la que existe entre el catalán de mis abuelos maternos, que eran de Monóvar, y el del presidente Marcelino Iglesias, que es de Bonansa, en la franja catalana-parlante de Aragón.

En realidad, la diferencia sensible es la que existe entre el catalán occidental o catalán-valenciano, desde el Pirineo leridano hasta Monóvar y Petrer, al sur del Reino de Valencia, y el catalán oriental, o catalán-balear, desde Girona hasta las Balears o entre la Catalunya vieja y la nueva.

El presidente Matas de Balears sala los artículos con la "s" en vez de la "l", igual que hacían, tiempo ha, los catalanes de la Costa Brava y el Empordà, y el Presidente Iglesias dice xiquet i xiqueta por noi i noia (chico y chica) lo mismo que mi abuela monovera y que el Conseller en Cap, Josep Bargalló.

¿En qué cree el presidente Camps que hablábamos el presidente Iglesias, el presidente Matas y yo mismo en la reunión de la Eurorregión, a la que espero que asista él también algún día? En catalán, por supuesto. ¿En qué hablará él si viene? En el mismo idioma en el que hablamos siempre él y yo.

¿Cree de veras que va a hacer creer en Europa, durante muchos días, que Iglesias, Matas, Camps y Maragall hablan idiomas distintos?

La repoblación cristiana tras la reconquista de Jaume I, rey de Aragón y Catalunya, fue dispar entre Valencia y Baleares: la primera se repobló con leridanos, como atestigua la Porta dels lleidatans, la puerta pequeña —o románica— de la catedral de Valencia.

Las Islas se repoblaron con ampurdaneses, hartos de las razzias de los piratas moros instalados en las Balears y con cabeza de puente en las islas Medes, frente a la Costa Brava.

Agarrarse a la letra de un artículo del Estatut valenciano, que todos votamos en Cortes —socialistas catalanes incluidos— para declarar la secesión lingüística del valenciano respecto del catalán, es una barbaridad histórica inadmisible.

No se debería dar la impresión de que la derogación del trasvase del Ebro está en la base del intento de ruptura de la unidad de la lengua catalano-valenciana.

No debería dar la impresión de que los catalanes han ganado la guerra del agua y que ahora los valencianos se quieren resarcir declarando la guerra de la lengua. Con el agua y con la lengua no se juega.

Me consta que el president Matas intentó evitar la guerra del agua sin conseguirlo. Tenía que aplicar una directriz de gobierno basada en una consigna del siglo XIX: conectar la España húmeda con la España seca —consigna que hoy, a mi modo de ver, no tiene sentido—. Vamos a enfriar todos estos temas.

Espero que muy pronto podamos hablar de la lengua seriamente y que estemos a tiempo de evitar el ridículo en Europa.

Voy a pedir al presidente Marcelino Iglesias, al presidente Jaume Matas y al ex presidente del Parlament, Joan Rigol que medien en esta cuestión.

Vamos a actuar con mucha cautela pero con determinación. No vamos a emprender de inmediato acciones judiciales, pero llevaremos la causa del rigor lingüístico ante las instituciones europeas y la opinión pública. Si fuera preciso haremos lo procedente para que prevalezca la jurisprudencia que ha venido a reconocer la unidad de la lengua, sin prejuicio de su denominación legal.

Lo que debe imponerse, hoy por hoy, es el rigor. El Gobierno debería enderezar el absurdo generado, garantizando que este rigor se traduce adecuadamente en el Memorando que desarrolla la petición española de que las lenguas oficiales del Estado tengan, también en la Unión, el estatuto de lenguas oficiales. Es una ocasión para que se corrija el error y prevalezca la unidad de la lengua catalano-valenciana tal como establecen todas las instancias de autoridad lingüística.

Pido que no se eche leña al fuego. Echar leña es fácil. Apagar el fuego, no. Si el fuego se apaga pronto, la hierba renace a veces con mayor fuerza.

El País, 06.11.2004

Respetar la lengua

Tan malo es hacer política sólo con los sentimientos como ignorarlos. Cuando ocurre una de las dos cosas el conflicto es probable, y requiere de gran sabiduría intentar resolverlo sin provocar males mayores. La remisión a la Unión Europa por parte del Gobierno español de dos traducciones de la Constitución europea, idénticas en el texto pero identificadas una como catalana y otra como valenciana, ha suscitado irritación en unos y perplejidad en la mayoría. El Gobierno de Zapatero y el de Maragall han hecho una pésima gestión, con titubeos ante los apremios del PP valenciano el primero y salidas a la palestra exorbitadas del segundo contra el Gobierno amigo, seguidas de una rectificación que ha creado tensiones con sus socios del tripartito. Un triste espectáculo.

Catalán y valenciano son una misma lengua, según viejo consenso entre los lingüistas. Ya en 1932, las entidades culturales valencianas adoptaron, con las Normas de Castellón, la unidad de la lengua. La propia Academia de la Lengua define el valenciano como "variedad del catalán que se usa en gran parte del antiguo Reino de Valencia y se siente allí comúnmente como lengua propia". Otro hito fue la constitución, hace tres años, de la Academia Valenciana de la Lengua en un acuerdo entre socialistas y populares valencianos, mal recibido por los secesionistas lingüísticos, que anunciaron una "guerra" que enmascara pugnas en otros terrenos.

Ante el empeño del Gobierno valenciano de que se presentara un texto constitucional europeo traducido al valenciano —denominación que figura en el estatuto de esa comunidad—, la Generalitat de Cataluña negoció con el Gobierno que se presentara un único texto, en su variante valenciana, y que el Ejecutivo catalán lo asumiría como propio. El Gobierno optó por presentar en Bruselas dos textos idénticos pero con distinta denominación. Frente a la tambaleante gestión del ministro de Exteriores en este tema, Maragall reaccionó amenazando con "acciones legales" contra el Gobierno central. ¿Hay un tribunal que sea competente sobre esta cuestión? ¿Y qué imagen se llevarán los ciudadanos de unos políticos que recurren contra la mayoría parlamentaria de la que forman parte? Maragall quiso bajar ayer la temperatura atribuyendo su reacción en caliente a "precipitación". Zapatero dijo algo obvio: que se habían presentado cuatro textos en tres idiomas.

¿Puede alguien imaginar que México, Colombia o Chile reivindicaran ante Naciones Unidas que la lengua que hablan es distinta del castellano o español, que por cierto celebra su próximo congreso en la ciudad argentina de Rosario? El conflicto debe reconducirse porque la contaminación política del debate lingüístico, al final, perjudica a la lengua y, en este caso, a sus esperanzas de un reconocimiento en la UE.

Europa Press, 04.11.2004

Les traduccions de la Constitució europea a llengües cooficials no tenen valor jurídic davant el Tribunal de la UE

Responsables d'Exteriors i les sis CCAA afectades s'han reunit hui per a treballar en el memoràndum sobre diversitat lingüística

Els textos de la Constitució Europea traduïts a les seues llengües cooficials per les comunitats autònomes de Galícia, País Basc, Catalunya i Comunitat Valenciana, dipositades hui per Espanya en la Secretaria General del Consell de la UE, no tindran valor jurídic, segons va explicar en roda de premsa el secretari d'Estat per a la Unió Europea, Alberto Navarro, al marge dels treballs de la Cimera que hui es va iniciar a Brussel·les.

"Són traduccions oficials certificades pels Estats membres, però no tenen valor jurídic davant el Tribunal de Justícia, només ho tenen les llengües oficials que s'han signat a Roma", va argumentar Navarro, qui va destacar que no hi ha "precedents" d'este fet i és la primera vegada que es trenca el "tabú" de les llengües que són cooficials en part del territori d'un Estat membre.

"És un fet sense precedents que cal valorar", va insistir després de posar igualment en relleu que es tracta d'un fet "realment històric" en la construcció europea.

Així, va al·legar que fins ara hi havia un règim per a les llengües oficials i de treball i un estatut especial per a l'irlandés i el gaèlic. Ara, amb la incorporació de les traduccions presentades per Espanya, s'ha creat una tercera categoria, que era, va recordar el secretari d'Estat, un dels objectius que s'havia fixat el Govern espanyol en la negociació de la Constitució europea.

Navarro va dir que el Ministeri d'Afers Estrangers va remetre a les comunitats autònomes, a través del Ministeri d'Administracions Públiques, el text de la Carta Magna aprovat el passat juny i que van ser les citades comunitats les encarregades de fer arribar al Departament que dirigix Moratinos la seua traducció oficial.

Així mateix, va argumentar que a Espanya hi ha sis comunitats autònomes amb cooficialitat de llengües —Galícia, País Basc, Navarra, Catalunya, Balears i Comunitat Valenciana—, i que, d'elles, Navarra i Balears citen com a llengua cooficial el basc i el català, respectivament.

Per tant, va afegir, la carta que adjunta Moratinos als quatre toms entregats hui a Brussel·les, es limita a assenyalar que són llengües cooficials a Espanya, però sense especificar concretament la llengua. Navarro va insistir que el Ministeri s'ha limitat a rebre els textos i va comentar que el País Basc ha remés un provisional sobre el qual podria haver una xicoteta modificació.

Dret de petició

Ara, el Govern treballa en un memoràndum amb les sis comunitats autònomes sobre diversitat lingüística, per a presentar-lo a Brussel·les sobre la base que esta és una "riquesa" no només per a Espanya sinó per a la UE. Sobre este tema s'ha celebrat hui una reunió amb les comunitats a la seu del Ministeri d'Exteriors.

Navarro va apuntar que es vol presentar la sol·licitud del dret de petició que tenen ja els irlandesos que parlen gaèlic, perquè a Espanya els ciutadans amb llengües cooficials puguen dirigir-se en la seua llengua materna a les institucions comunitàries.

Avui, 30.10.2004

L'Euroconstitució tindrà traducció única per a catalans i valencians

Zapatero anuncia que la portarà personalment al Consell de la UE juntament amb les versions basca i gallega

I. Carbó / Redacció. BARCELONA / ROMA

Els governs català i valencià han fet textos idèntics del document comunitari seguint les Normes de Castelló

La Constitució europea tindrà una única versió per a Catalunya, el País Valencià i les Illes Balears i, juntament amb les traduccions al basc i al gallec, serà portada personalment pel president del govern espanyol al Consell Europeu, segons va anunciar ahir José Luis Rodríguez Zapatero a Roma. El president del govern central va explicar que ja s'han fet les traduccions dels textos de la Constitució europea a les llengües cooficials de l'Estat espanyol i que ell lliurarà personalment les tres versions que s'han fet a la secretaria general del Consell Europeu. Rodríguez Zapatero va justificar la versió única pel fet que els documents aportats pels governs català i valencià eren idèntics, raó per la qual va donar per fetes les traduccions a totes les llengües cooficials. "Aquest és un tema resolt en relació amb la polèmica que van tenir", va assegurar el mandatari socialista en referència a la polèmica suscitada per la traducció de la Constitució europea i a les preteses diferències existents entre català i valencià. En les versions editades, el govern central no al·ludeix al nom de la llengua en cap de les traduccions, sinó que es remet a les administracions que les han fetes (els governs de Galícia, el País Basc, Catalunya i el País Valencià). El procés va començar abans de l'estiu, quan el ministeri d'Administracions Públiques va comunicar a les autonomies amb llengua pròpia el propòsit del govern central de fer una traducció de la Constitució europea. Arran de la polèmica oberta pel ministre d'Afers Estrangers, Miguel Ángel Moratinos, sobre la previsió de fer una versió en llengua valenciana, el govern català va encarregar a la secretaria general de Política Lingüística una traducció al català dels textos europeus adaptada a les Normes de Castelló del 1932, al mateix temps que mantenia converses bilaterals amb el ministeri d'Afers Estrangers espanyol. Dilluns passat la Generalitat de Catalunya va lliurar al ministeri la seva versió del text europeu, com van fer també els governs basc, gallec i valencià. Davant la coincidència de les traduccions catalana i valenciana, el govern central va optar per fer una única edició en què consta que correspon a les versions de la Generalitat de Catalunya i la valenciana. "La voluntat del govern [de Catalunya] era demostrar que una traducció a la nostra llengua, correcta a nivell filològic, és la mateixa que la del govern valencià", va declarar ahir a aquest diari el conseller en cap de la Generalitat, Josep Bargalló, justificant així l'opció de les Normes de Castelló. Bargalló recorda que aquesta parla correspon a una "part important d'habitants de Catalunya", però a més assenyala que això ha de permetre "clarificar davant d'Europa la realitat filològica del debat lingüístic, que no té cap motiu d'existir". El president de la Generalitat, Pasqual Maragall, també va expressar ahir la seva satisfacció per la fórmula adoptada en la traducció de la Constitució Europea. El tema "ha estat molt ben resolt", va afirmar a l'acte de constitució de l'Euroregió Pirineus-Mediterrània.

El País, 29.10.2004

Cataluña asume la traducción valenciana de la Constitución europea

Zapatero acude hoy a la firma del tratado en Roma con una sola versión catalana

Francesc Valls. Barcelona

El Gobierno tripartito catalán ha presentado al Ministerio de Asuntos Exteriores la misma traducción de la Constitución europea que el Ejecutivo valenciano. Con ello pretende acabar por la vía de los hechos con la polémica política que ha rodeado en las últimas semanas el reconocimiento por las instituciones europeas de las lenguas diferentes del castellano habladas en las nacionalidades históricas de España: euskera, gallego y catalán, denominado también valenciano.

La traducción se presentará hoy en Roma, donde el presidente del Gobierno central, José Luis Rodríguez Zapatero, firmará la Constitución europea. El presidente español llevará bajo el brazo, además de la versión castellana, la traducción del tratado a otras tres lenguas: euskera, gallego y valenciano, que es —de acuerdo con la definición de la Real Academia Española— una "variedad del catalán". El Ejecutivo central rehúye de esta forma la polémica sobre si el valenciano es o no una lengua distinta del catalán. La Constitución española se limita a afirmar que, aparte del castellano, "las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas comunidades autonómas de acuerdo con sus estatutos". Y en el Estatuto de la Comunidad Valenciana se afirma que el valenciano —sin citar vinculación alguna con el catalán— es, junto con el castellano, idioma oficial.

"Al ceñirse la versión valenciana de la Constitución europea a las Normes de Castelló [que consagran la unidad de la lengua catalana], no tenemos ningún inconveniente en utilizarla", aseguraron fuentes del Gobierno catalán.

'Xiquets' y 'hòmens'

El Ejecutivo de Pasqual Maragall decidió asumir como propia la versión valenciana después de que el Gobierno valenciano se negara en reiteradas ocasiones a presentar un texto traducido conjunto que se denominara catalán-valenciano o valenciano-catalán, apuntan fuentes gubernamentales catalanas, que propugnaban una solución similar a la del neerlandés-flamenco. El conseller en cap del Gobierno catalán, Josep Bargalló, fue uno de quienes abanderaron públicamente esta idea.

Una vez rechazada esta opción, el Ejecutivo catalán siguió trabajando para buscar una sola versión. Y la solución que se presentaba más factible era hacer suya la traducción valenciana. Así, el Gobierno catalán la ha entregado al Ministerio de Asuntos Exteriores como si fuera la versión catalana. Con ello el tripartito pretende evidenciar que se trata exclusivamente de una cuestión de voluntad política más que de usos lingüísticos.

La traducción de la Constitución europea aceptada por la Generalitat de Cataluña contiene numerosos modismos dialectales valencianos que resultan chocantes para un catalanohablante de Barcelona o Girona, pero no así para los de Lleida y Tarragona, pues el valenciano es una variante del catalán occidental, que se extiende desde Andorra al sur de Cataluña.

Los términos más llamativos son los verbos, pues en el texto valenciano, lógicamente, se utilizan en abundacia las formas establix, regixen, prohibix y garantix. Asimismo se habla de los "drets dels xiquets" para referirse a los "drets dels nens" y de "hòmens" en lugar de "homes".

Los demostrativos también varían respecto a un redacción que se hubiera hecho en Barcelona, pues en lugar de aquest y aquesta figuran este y esta, eixe y eixa.

AVUI 18.10.2004

CiU i el PNB reuneixen firmes per protestar per la negativa a la traducció a les llengües no oficials

Benach ofereix eines d'ajut a Borrell perquè es pugui usar el català a l'Europarlament

El president de la cambra de la UE afirma que estudiarà la proposta amb deteniment

Sandra Buxaderas. CORRESPONSAL BRUSSEL·LES

El Parlament de Catalunya intenta posar les coses fàcils a Josep Borrell perquè accedeixi a millorar la situació del català al Parlament Europeu. El president de la cambra catalana, Ernest Benach, va viatjar ahir a Brussel·les amb el vicepresident Higini Clotas per oferir tot l'ajut que calgui per tal que els eurodiputats que vulguin parlar en català puguin ser entesos pels diputats dels vint-i-cinc països de la UE. Benach va sortir satisfet de la reunió, perquè, com va dir, Borrell s'ha compromès a traslladar l'oferiment a la mesa del Parlament Europeu. Fonts properes a Borrell van confirmar a l'AVUI que el president de l'Eurocambra està estudiant la proposta "amb tot el carinyo". La setmana passada, Borrell havia obtingut l'aval de la mesa —formada per catorze vicepresidents de diferents països i grups polítics— per autoritzar que un diputat pugui parlar en català al ple, però sense permetre-li enviar als intèrprets de l'hemicicle una còpia de la intervenció en alguna de les 20 llengües oficials de la UE per tal que se'l pogués traduir. Les paraules en català, per tant, no només no seran enteses sinó que no constaran en acta. La mesa va prendre la decisió, tot i que els serveis jurídics de la cambra avalaven la possibilitat de traduir el català a d'altres llengües previ permís de la mesa. De fet, l'endemà va quedar palès que no hi ha inconvenients jurídics per millorar l'ús del català, ja que el Parlament va permetre que les paraules en català d'una convidada, la líder kurda Leyla Zana, constessin en acta. Aquests fets han mogut els eurodiputats de PNV i CiU, Josu Ortuondo i Ignasi Guardans, a promoure una recollida de firmes contra la decisió de la mesa, que consideren una vulneració dels seus drets lingüístics. La carta va començar a circular dimecres, i ha estat firmada per diversos eurodiputats, entre ells el republicà Bernat Joan, que ha utilitzat el català a la Cambra però sense que les paraules constéssin en acta. Ahir, però, el president del Parlament català va preferir veure en la decisió de la mesa un primer pas, ja que almenys el català podrà sonar a l'hemicicle. I va posar a l'abast de Borrell els instruments necessaris perquè les paraules puguin ser traduïdes i enteses, de manera que per mitjans no quedi. Si l'eurodiputat li envia prèviament el text que vol pronunciar, el Parlament català el traduiria a una llengua oficial —per exemple, el castellà— de manera que els intèrprets de l'Eurocambra la puguin traduir a les altres 19 llengües utilitzades en els plens. La cambra catalana també podria cooperar perquè les paraules puguin constar en acta. "Fins que no arribi una solució definitiva, tot el que puguem fer per avançar és bo", va dir Benach. La setmana que ve, a més, enviarà a Brussel·les la mateixa proposta jurídicament argumentada amb l'esperança de contribuir a convèncer els altres membres de la mesa. Benach també va plantejar a Borrell la necessitat de concretar l'acord de participació dels Parlaments subestatals al Parlament Europeu.

Europa Press, 14-15.10.2004

El Consell no renuncia a cap via de defensa si no es respecta l'Estatut en la traducció de la Constitució Europea

Vilaweb - Europa Press (15/10/2004)

El portaveu del Govern valencià, Esteban González Pons, ha advertit hui que la Generalitat no renunciarà a "cap via de defensa" si no es respecta en la traducció de la Constitució Europea les llengües cooficials de l'Estat la denominació de la llengua que figura en l'Estatut d'Autonomia i l'autoritat lingüística de l'Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL).

González Pons, que va informar al terme del ple del Consell de la reunió que va mantindre ahir amb el secretari d'Estat de Relacions amb la Unió Europea, Alberto Navarro, va qualificar d'"ingènua" la posició del Govern central, que, segons va precisar, va proposar negociar amb la Generalitat catalana un text i una denominació per a este text en la traducció al valencià de la Constitució Europea.

El Consell va contestar en esta trobada al Govern que "no es negocia amb el valencià, amb l'Estatut, amb l'Acadèmia Valenciana de la Llengua, amb les senyes d'identitat de la Comunitat Valenciana i amb el sentiment del poble valencià", va subratllar el portaveu del Consell, que va lamentar que l'Executiu central sondejara sobre "si hi havia alguna possibilitat que, en funció de les pretensions de la Generalitat de Catalunya, la Generalitat Valenciana renunciara a la traducció al valencià o s'avinguera a algun tipus de solució intermèdia que donara satisfacció a les pretensions del Govern català".

González Pons va tornar a plantejar l'exigència d'una traducció en valencià que incloga la denominació de la llengua que figura en l'Estatut i que estiga avalada per l'AVL, i va precisar que l'ens normatiu està ja traduint un text per a remetre'l al Govern central.

El Consell, va assegurar, "espera de la bona voluntat que, fins ara, ha demostrat el Govern central, i particularment el Ministeri d'Afers Estrangers, perquè es respecte tant este text com la denominació de l'Estatut", va dir.

Segons va indicar, "la pilota ara està a la teulada" del Ministeri d'Afers Estrangers, que "ha de decidir si aplica la llei" i si respecta tant el que assenyala l'Estatut com l'AVL i les resolucions de les Corts aprovades amb el suport del PP i del PSPV en l'últim debat de Política General, o si, per contra, no ho fa i intenta buscar "algun altre tipus de solució que, probablement amb tota la bona intenció del món, però també amb una boníssima dosi d'ingenuïtat, pretenga resoldre des de fora no sé quin problema que pretén que tinguem dins".

Cap renúncia

En cas que això no ocorreguera, va subratllar que la Generalitat no renuncia "a cap via de defensa del nom de la llengua i de l'autoritat de l'Acadèmia sobre sobre la llengua que parla el poble de la Comunitat Valenciana".

González Pons, que va dir comprendre que l'Executiu central siga "deutor" i "presoner" del Govern català, va confir que, a partir d'ara, ja no torne a fer "cap intent" que s'establisca una negociació "amb el text del nostre Estatut", i va assenyalar que, tot i que els socialistes es vegen a Madrid "doblement febles davant les minories catalanistes", la Generalitat "no permetrà" que imposen la "clara exigència de modificar alguna senya d'identitat reconeguda en l'Estatut quan es faça la traducció de la Constitució Europea".

Segons l'opinió de la Generalitat, "ni és el Govern central, ni és la Constitució Europea ni és fora de la Comunitat Valenciana lloc apropiat per a resoldre qüestions de política de la Comunitat Valenciana que han de ser resoltes en l'àmbit estricte de la Comunitat Valenciana".

"Ni podem, ni volem ni hem de negociar amb els símbols que estan recollits en l'Estatut d'Autonomia, amb les institucions aprovades per les Corts com l'Acadèmia de la Llengua, ni amb el sentiment del poble de la nostra Comunitat", va insistir.

González Pons sol·licita al Govern central un exemplar de la Constitució Europea traduït al valencià per l'AVL

Vilaweb - Europa Press (14/10/2004)

El portaveu del Govern valencià, Esteban González Pons, ha anunciat hui que la Generalitat ha sol·licitat a l'Executiu central una Constitució Europea que estiga traduïda al valencià per l'Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) "sense interferències de ningú", segons han informat en un comunicat fonts de la Conselleria de Presidència.

González Pons, que s'ha reunit hui amb el secretari d'Estat de Relacions amb la Unió Europea, Alberto Navarro, li va transmetre la voluntat del Consell de comptar amb un exemplar en valencià de la Constitució Europea, que se signarà el pròxim 29 d'octubre.

Durant esta trobada, el portaveu del Govern valencià va afirmar que "volem que esta Constitució, que rebrà el nom de Constitució Europea en Valencià, estiga traduïda per l'Acadèmia Valenciana de la Llengua sense interferències de ningú".

En este sentit, va indicar que "el valencià és una llengua reconeguda per l'Estatut d'Autonomia" i va assenyalar que, "per tant, sol·licitem que es complisca amb la legislació vigent com ja en el seu moment va expressar el ministre Miguel Angel Moratinos", titular d'Afers Estrangers.

El conseller va manifestar que en la Constitució espanyola del 1978 ja es va fer esta traducció i va afirmar que "els valencians tenim el dret de conéixer la nostra Constitució Europea en valencià i de llegir-la en la mateixa llengua que van parlar els nostres pares i que hui utilitzem per a comunicar-nos".

González Pons va subratllar que no vol que es torne a obrir "la polèmica al voltant al valencià", segons van apuntar les mateixes fonts. El portaveu del Govern valencià va transmetre així mateix als representants del Ministeri d'Afers Estrangers "que no volem interferències d'altres comunitats autònomes i que no ens agradaria que la Constitució Europea, que és una Constitució feta per a unir, s'utilitzara per a obrir vells conflictes o vells enfrontaments".

El portaveu del Consell va sostindre que "ara mateix, tenim pacificada la qüestió de la llengua a la Comunitat Valenciana amb l'Estatut d'Autonomia i amb l'Acadèmia Valenciana de la Llengua" i va destacar que "esta pacificació no ha de trencar-se perquè vinga la Constitució Europea".

En esta línia, va reiterar també que els valencians tenen dret a sol·licitar esta Constitució en valencià "perquè és la nostra llengua, perquè volem conéixer i defensar la Constitució Europea i perquè volem votar en el referèndum una constitució que, a més d'europea, estiga en valencià".

Respecte a este referèndum constitucional, González Pons va manifestar que "si volem que el poble valencià vote la Constitució Europea, estaria bé que esta tinguera un exemplar en valencià, que facilitara que la Constitució fóra coneguda i votada pels ciutadans i ciutadanes de la Comunitat Valenciana".

Va comentar que "si volem votar esta Constitució hem de votar-la en ple coneixement del que estem votant, és a dir, en valencià com van parlar els nostres pares i com parlem nosaltres ara".

González Pons sol·licita al Govern central un exemplar de la Constitució Europea traduït al valencià per l'AVL

VALÈNCIA, 14.10.2004 (EUROPA PRESS)

El portaveu del Govern valencià, Esteban González Pons, ha anunciat hui que la Generalitat ha sol·licitat a l'Executiu central una Constitució Europea que estiga traduïda al valencià per l'Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) "sense interferències de ningú", segons han informat en un comunicat fonts de la Conselleria de Presidència.

González Pons, que s'ha reunit hui amb el secretari d'Estat de Relacions amb la Unió Europea, Alberto Navarro, li va transmetre la voluntat del Consell de comptar amb un exemplar en valencià de la Constitució Europea, que se signarà el pròxim 29 d'octubre.

Durant esta trobada, el portaveu del Govern valencià va afirmar que "volem que esta Constitució, que rebrà el nom de Constitució Europea en Valencià, estiga traduïda per l'Acadèmia Valenciana de la Llengua sense interferències de ningú".

En este sentit, va indicar que "el valencià és una llengua reconeguda per l'Estatut d'Autonomia" i va assenyalar que, "per tant, sol·licitem que es complisca amb la legislació vigent com ja en el seu moment va expressar el ministre Miguel Angel Moratinos", titular d'Afers Estrangers.

El conseller va manifestar que en la Constitució espanyola del 1978 ja es va fer esta traducció i va afirmar que "els valencians tenim el dret de conéixer la nostra Constitució Europea en valencià i de llegir-la en la mateixa llengua que van parlar els nostres pares i que hui utilitzem per a comunicar-nos".

González Pons va subratllar que no vol que es torne a obrir "la polèmica al voltant al valencià", segons van apuntar les mateixes fonts. El portaveu del Govern valencià va transmetre així mateix als representants del Ministeri d'Afers Estrangers "que no volem interferències d'altres comunitats autònomes i que no ens agradaria que la Constitució Europea, que és una Constitució feta per a unir, s'utilitzara per a obrir vells conflictes o vells enfrontaments".

El portaveu del Consell va sostindre que "ara mateix, tenim pacificada la qüestió de la llengua a la Comunitat Valenciana amb l'Estatut d'Autonomia i amb l'Acadèmia Valenciana de la Llengua" i va destacar que "esta pacificació no ha de trencar-se perquè vinga la Constitució Europea".

En esta línia, va reiterar també que els valencians tenen dret a sol·licitar esta Constitució en valencià "perquè és la nostra llengua, perquè volem conéixer i defensar la Constitució Europea i perquè volem votar en el referèndum una constitució que, a més d'europea, estiga en valencià".

Respecte a este referèndum constitucional, González Pons va manifestar que "si volem que el poble valencià vote la Constitució Europea, estaria bé que esta tinguera un exemplar en valencià, que facilitara que la Constitució fóra coneguda i votada pels ciutadans i ciutadanes de la Comunitat Valenciana".

Va comentar que "si volem votar esta Constitució hem de votar-la en ple coneixement del que estem votant, és a dir, en valencià com van parlar els nostres pares i com parlem nosaltres ara".