Legislació lingüística - cdlpv

Levante, 15.12.2002

Los correctores denuncian "el menosprecio" de la AVL ante las intromisiones del Consell

Preguntan a la entidad por qué permite que cargos políticos "manipulen" sus decisiones

A. G., Valencia

La Coordinadora de Dinamització Lingüística del País Valencià, que agrupa a los técnicos lingüísticos de la Administración, ha enviado un escrito a la presidenta de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL), Ascensión Figueres, en el que, en términos contundentes y sin paliativos, expresa su malestar por la actitud de la máxima autoridad normativa hacia este colectivo, que ha denunciado las "presiones" e "intromisiones" que sufre por parte de la Generalitat para aplicar de forma restrictiva el acuerdo sobre el valenciano oficial.

Los correctores hablan de "silencio culpable", "dejación de responsabilidades" y "menosprecio" de la Acadèmia al considerar esta que la actuación denunciada de la Administración no entra en sus atribuciones. "La conclusión a la que nos hace llegar esta dejación de responsabilidades explicitada por la presidenta es que no le importa demasiado el uso normal de la lengua propia", se queja este colectivo.

Los técnicos resaltan la "continuada y exasperante presión" que padecen con el fin de condicionar sus criterios científicos -"avalados formalmente por la AVL", precisan- a "los caprichos de determinados políticos en el Gobierno, que tienen el punto de mira fijado en el fruto electoral" de esta "controversia maniquea e irracional".

Citan en concreto la denuncia de un traductor de la Generalitat, publicada por este diario, sobre la indicación realizada por un alto cargo de aplicar sólo las palabras que previamente habían sido subrayadas en una copia del acuerdo de la Acadèmia. Eran las formas señaladas como más genuinas.

Frente a estas situaciones, la coordinadora no entiende cómo su petición a la AVL de amparo y diálogo cercano ha sido desoída. Ve en esta actitud una "incomunicación intencionada". "Sus preocupaciones son otras", sugiere. Y se pregunta también por qué la autoridad lingüística "deja que unos cargos orgánicos de la administración pública sin capacitación técnica, abusando de sus atribuciones jerárquicas, manipulen y tergiversen arbitrariamente" sus decisiones.

Los técnicos también se sorprenden del "incomprensible silencio" de los académicos ante el "inefable conseller de Cultura", de quien dicen que le gusta tergiversar las palabras de la AVL.