Levante, 18.07.2002

La Acadèmia rechaza la petición de amparo de los correctores

Dice que las presiones que puedan sufrir no son de su competencia

A. G., Valencia

La Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) ha contestado de forma negativa a los técnicos lingüísticos que solicitaron el amparo de la institución ante la «presión laboral» de algunos «cargos administrativos y políticos» para imponer determinadas palabras «con carácter exclusivo». Los asesores pedían el establecimiento de un «canal de comunicación formal y eficaz» con la AVL para evitar «intromisiones ilegítimas» y la respuesta que acaban de recibir -firmada por la presidenta, Ascensión Figueres, en nombre de la junta de gobierno- es que el modelo de lengua que cada institución adopte dentro de los criterios marcados por los dos acuerdos normativos de la Acadèmia «no es competencia» de esta entidad.

En el caso de la Generalitat, Figueres recuerda que a quien corresponde tal función es a la dirección general de Ordenación, Innovación Educativa y Política Lingüística. «Es, por tanto, con esa dirección general con quien pueden establecer un canal de comunicación», sentencia la presidenta.

Los 20 asesores que firmaron el escrito denunciaban «la intervención indebida de personal absolutamente ajeno a las cuestiones lingüísticas» y ponían como ejemplo la práctica desaparición en el Diari Oficial de la Generalitat de la palabra «endemà» a partir del 24 de mayo. Algo similar ha ocurrido con el término «servei» y los técnicos afirman que la presión se ha extendido.

Frente a ello, Figueres sólo recuerda que la función del ente es «determinar y elaborar» la normativa y que para ello promulgó los acuerdos del 25 de marzo y el 20 de mayo. Añade que todas las formas lingüísticas que se mencionan en el acuerdo son correctas y que se ha colocado en primer lugar «la más extendida en las hablas valencianas».