fitxes - cdlpv

Levante, 19.10.2002

Miquel Adlert

Adlert, un poeta convertido en «requisador»

A. G., Valencia

Los dirigentes de Acció Cultural subrayaron ayer que la documentación incautada no sirvió sólo para configurar un gran archivo histórico, sino que fue utilizada para detener, encarcelar y fusilar a muchos defensores de la II República. El secretario general de la entidad cultural, Eliseu Climent, no dejó de destacar «la sorpresa» que se llevó cuando se enteró de que en la documentación aparecía el poeta Miquel Adlert Noguerol como jefe de uno de los equipos de requisa de fondos. Toni Gisbert, coordinador de ACPV, remarcó que esa actividad era «voluntaria».

«No es una anécdota», dijo Climent, quien añadió que el descubrimiento da pie a la reflexión. Adlert fue junto a Xavier Casp uno de los creadores de la editorial Torre, que fue uno de los primeros espacios para las obras en valenciano en la posguerra. La tertulia que presidía en la casa de la calle de Pedro III el Grande de Valencia fue también punto de encuentro de intelectuales como Joan Fuster, Manuel Sanchis Guarner y Vicent Andrés Estellés. También pasaría por allí Climent a finales de los años 50. Con posterioridad, Adlert y Casp abandonaron el grupo y las Normes del 32 para, en palabras del secretario de ACPV, «instigar el anticatalanismo». Tras el hallazgo histórico, Climent dijo ayer que «empezó a comprender muchas cosas».

Acció Cultural anunció ayer que impulsará la creación de la Comissió de la Dignitat en la Comunidad para defender el retorno de los fondos. La entidad ofrece además su servicio jurídico para iniciar reclamaciones en los juzgados. Climent pidió también la colaboración de la izquierda: «Hacemos una llamada a los herederos del País Valenciano republicano y de progreso».

Ocho vagones con documentos valencianos fueron a Salamanca

Los datos recopilados por Acció Cultural del País Valencià muestran que ocho vagones con documentos incautados por el régimen franquista salieron a partir de1938 hacia el Archivo de Salamanca, donde hay 898 fardos con material de al menos 44 municipios de la Comunidad. La entidad hace una llamada por el retorno de los fondos e insta al Consell a unirse a esta causa.

A. G., Valencia

Más de 80 toneladas de documentos, libros y revistas fueron requisados de instituciones públicas y privadas de la Comunidad entre septiembre de 1938 y 1943. Una parte fue convertida en pasta de papel (la tonelada se pagaba a 700 pesetas) y otra fue enviada al Archivo de la Guerra Civil de Salamanca, que hoy en día está en el centro de la polémica por la reclamación de la Generalitat catalana para recuperar sus fondos, algo a lo que el Gobierno del PP se niega.

Acció Cultural del País Valencià (ACPV) pidió ayer la palabra en este debate para, primero, mostrar que, según los datos que ha podido recopilar hasta ahora, la parte valenciana de este material histórico «es como mínimo tan importante como la de Cataluña» y, segundo, instar al Ejecutivo de José Luis Olivas (PP) a seguir los pasos de Baleares o Cataluña y reclamar la restitución de esta documentación.

No ha sido ésta, sin embargo, la línea hasta ahora la Generalitat, que en abril de 2001 aprobó una subvención de once millones de pesetas para microfilmar los fondos valencianos del Archivo de Salamanca. Como adelantó este diario, más de la mitad de esos documentos(que en su totalidad superan las 700 cajas) ya han sido copiados.

Los datos aportados por Acció Cultural revelan que ocho vagones de carga con documentos requisados salieron de tierras valencianas. La entidad ha comprobado la existencia en el Archivo de Salamanca de 898 fardos referentes a la Comunidad. Trece proceden de la oficina de Vinaròs -contienen escritos hasta de 1902 requisados por los franquistas-, 220 de Valencia, 365 de Castelló y 180 de Alicante.

Además, se ha constatado que hay materiales confiscados a entidades de 44 municipios valencianos: Alicante, Alaquàs, Albocàsser, Alcalà de Xivert, Alqueria de la Comtessa, Bellreguard, Beniarjó, Benicarló, Benicàssim, Benigànim, Benimodo, Benissa, Benirredrà, Bicorp, Bocairent, Borriol, Bugarra, Cabanes de l´Arc, Castelló, Casas Bajas, Chiva, Cinctorres, Gavarda, Godella, Guardamar, Montesa, Oliva, Ontinyent, La Pobla Tornesa, Polinyà, Rossell, Terrateig, Traiguera, Salem, Sant Joan de Moro, Sollana, Torreblanca, Valencia, Vilafamés, Vilafranca, Vila-real, Vinaròs, Xàtiva y Xàbia.